Navegación – Mapa del sitio
Lente de aproximación

Representaciones sociales del asociativismo municipal en educación: un marco conceptual para la educación chilena

Les représentations sociales de l’associativisme municipal dans l’éducation: un cadre conceptuel pour l’éducation chilienne
Social representations of municipal associationism in education: a conceptual framework for chilean education
Representações sociais do associativismo municipal na educação: um quadro conceptual para a educação chilena
María Soledad Erazo Jimenez, Marco Villalta Páucar y Marcelo Morales Jeldes

Resúmenes

En el presente artículo se analiza las posibilidades de la teoría de las Representaciones Sociales (RS) para, desde la perspectiva de los sujetos, analizar los elementos cognitivos implicados y socialmente construidos que sustentan las acciones de gestión micro y macro institucional, y de coordinación entre varias municipalidades de un mismo territorio, lo que la literatura de gestión denomina trabajo asociativo o asociativismo. Interesan específicamente las representaciones sociales de la asociatividad en el tema educativo, desde actores político-administrativos y profesionales implicados en la mejora de la educación municipal. Se postula y fundamenta que el estudio de las Representaciones Sociales del Asociativismo Municipal en Educación es pertinente desde los elementos conceptuales de la perspectiva Procesual, dado que el objeto de Representación –el Asociativismo Municipal en Educación- y las técnicas para su análisis se ajustan a las estrategias de implementación del trabajo asociativo en los distintos niveles de organización municipal en el tema educativo.

Inicio de página

Nota de la redacción

Recibido: 23.01.2012 Aceptado: 11.03.2012

Texto integral

Introducción

  • *  * El presente trabajo es auspiciado por el Proyecto Nº D08I1199 del Fondo de Fomento al Desarrollo (...)

1En el contexto de progresiva descentralización de las competencias educacionales y pedagógicas*, que se traduce en una creciente demanda a los sostenedores públicos y privados, por mejorar estos estándares de logro, los municipios se han visto enfrentados a la necesidad de una mayor coordinación e interacción permanente entre ellos, para efectos de potenciar y optimizar la gestión de sus funciones en los territorios, su representación política y protagonismo en la relación con la población comunal, surgiendo el asociativismo municipal como un mecanismo de fortalecimiento de la gestión municipal y de articulación entre los niveles local y regional de la administración pública, que contribuye a la eficacia y pertinencia de las políticas públicas. En la actualidad existen 80 municipios de carácter urbano que cuentan con un alto nivel de capacidad de gestión, y por otra parte existen 265 municipios rurales que, caracterizados como pequeños o intermedios, con deficientes condiciones para gestionar servicios de calidad, lo que representa aproximadamente el 70% de las 365 Municipalidades que existen en el país. De éstos,  en 78 comunas, de menor población y en áreas aisladas, el municipio es la única oferta educativa.

2Desde el punto de vista de la investigación en que se inserta la presente comunicación, este conjunto de condiciones y tendencias de solución organizativa que están explorando los actores responsables de la educación pública en el nivel municipal, requieren para sus sistematización, potenciación y generación de políticas públicas, un acompañamiento y transferencia de los hallazgos de la investigación educacional al contexto de gestión educacional y la articulación de los distintos niveles político administrativo que confluyen en las dinámicas y resultados del área. Para tales efectos, al desarrollo de un modelo de gestión asociativa curricular y didáctica que articula en el ámbito educacional los esfuerzos asociativos realizados por los actores técnicos y políticos y propuesto un análisis de las representaciones sociales sobre el propio proceso asociativo que acompaña dichas estrategias. En este contexto, se ha  constituido en  el primer desafío teórico de la investigación, el identificar los aportes conceptuales que la teoría de las representaciones sociales puede realizar a los estudios educacionales, su vinculación con las corrientes del asociativismo municipal, para proponer un marco de análisis que facilite su diagnóstico y seguimiento de dichas representaciones en contextos de prácticas asociativas organizacional y territorialmente situadas.

3Así delimitado el campo de estudio, se focaliza especialmente la Educación Básica Rural, cuya realidad y resultados son de directa responsabilidad de los servicios educativos que ofrece el Estado Chileno a través de la administración municipal. En tal sentido, se abordan preguntas por el ¿cómo abordar el estudio de las Representaciones Sociales sobre el Asociativismo Municipal de la Educación en los diversos y complejos niveles de gestión municipal?, ¿qué constructo teórico sobre la Representación Social permitirá describir el objeto “Asociativismo”, fenómeno relativamente nuevo para todos los actores educativos y escolares implicados?, ¿con cuales herramientas metodológicas?

4El objetivo del presente artículo es analizar el constructo teórico de Representaciones sociales que permita el estudio del Asociativismo Municipal en Educación en tanto herramienta de gestión de la acción educativa entre distintas comunas que apunta a mejorar la planificación y las prácticas educativas en el aula. Hay distintos actores y campos de gestión, desde el campo político hasta el espacio-tiempo de sala de clase, donde, es de esperar, el objeto representado cobra diversas expresiones y sentidos a la acción.

5Se presenta en primer lugar de modo sucinto las distintas formas de investigar las Representaciones Sociales y su incidencia en el campo educativo, luego se describe los elementos de la gestión Asociativa Municipal de la educación, al final se fundamenta y propone una perspectiva teórica para estudiar las Representaciones Sociales del Asociativismo Municipal educativo.

Teoría de las representaciones sociales: algunas incidencias de su estudio en Educación.

6La teoría de las Representaciones Sociales planteada por Serge Moscovici a inicios de los años 60 del siglo XX se ha convertido en una de las herramientas privilegiadas para explicar el vínculo entre discurso práctica y sentido de la acción social. Las Representaciones Sociales refieren a conocimientos construidos en las interacciones comunicativas sobre hechos y acciones sociales (Araya 2002). Dicha perspectiva teórica permite explicar cómo los grupos y comunidades se apropian de un modo de ordenar cognitiva y afectivamente las realidades que les son cercanas  (Martinic 2006).

7La teoría de las Representaciones Sociales ha sido empleada para explicar diversos hechos y prácticas del proceso educativo. Ha permitido, por ejemplo, profundizar en las demandas sociales por educación (Martinic 1995, Sapiains & Zuleta 2001); explicar la apropiación que hacen los docentes a sus prácticas de teórias vinculadas a la educación (Letor 2003); evaluar determinados soportes institucionales (Osnaya 2003); analizar las implicancias en los actores educativos de situaciones como el fracaso escolar (Aguado, Aguilar, & González 2009); analizar las prácticas de los actores educativos  (Orellana, y otros 2008), etc. permitiendo distinguir y vincular los hechos empíricos y el conocimiento social que los sujetos construyen en su interacción.

8Los estudios que utilizan la teoría de las Representaciones Sociales en el terreno educativo reiteran en la relevancia del conocimiento construido colectivamente por los sujetos para explicar y actuar de un modo coherente con su particular manera de entender la realidad social. En tal sentido, todo cambio o mejoramiento de los procesos educativos pasa, de modo inevitable, por procesos de apropiación – elementos que configuran la Representación Social- que hacen los actores educativos implicados de dichos cambios.

9La noción de Representación Social, por su parte se plantea como punto de encuentro de diversas disciplinas de las ciencias humanas en el estudio de la interdependencia entre lo individual y lo social para la constitución del conocimiento y comportamiento humano.

10Hay diversos e interesantes análisis de fundamentos, formas de sistematizar y definir lo que son las Representaciones Sociales (Moñivas 1994; Araya 2002). En un abordaje disciplinar del concepto, en la tradición psicológica, para Moscovici las Representaciones Sociales son cuerpo organizado de conocimientos y actividad psíquica orientada a construir y hacer inteligible la realidad. A Moscovici le interesa la representación social en tanto proceso de construcción de la realidad. En una perspectiva sociológica, Doise considera que Representaciones Sociales refieren al análisis de la relación entre la estructura social y el sistema cognitivo del individuo.   

11Las representaciones sociales pueden ser definidas como sistemas cognitivos que constituyen la conciencia colectiva, que se construye en la interacción social y organiza el pensar y el hacer de los sujetos en la vida cotidiana.

12Así, las Representaciones Sociales, cumplen cuatro funciones en la vida cotidiana de las personas: a) comprensión del mundo y sus relaciones, b) valorar los hechos, c) facilitar la comunicación entre los individuos mediante la creación y recreación de representaciones sociales y, d) transformar el conocimiento científico en sentido común.

Procesos de formación de las representaciones sociales

13Hay diversas fuentes de formación de las Representaciones Sociales: las condiciones históricas y sociales que caracterizan a una sociedad determinada, las prácticas comunicativas y, los mecanismos de anclaje y objetivación, con que Moscovici caracteriza de modo general la dinámica interna de las representaciones sociales (Campo-Redondo & Labarca 2009). Se explican a continuación estos últimos dos términos, tomando de referencia el análisis que realiza Araya (2002) al respecto.

14El proceso de objetivación refiere a la concreción de lo abstracto, el colocar un nombre o imagen con la cual se materializa una entidad abstracta. Implica tres fases: 1) selección y descontextualización de elementos del objeto social de acuerdo a los criterios culturales y estructural mental del sujeto; b) la formación del “núcleo figurativo”, en que se une el concepto con una imagen suficientemente coherente y fácilmente representable, y c) la “naturalización”, es decir, donde el núcleo figurativo pierde su carácter arbitrario para adquirir estatus de realidad objetiva y de existencia autónoma  (Araya 2002; Campo-Redondo & Labarca 2009).

15El anclaje es el proceso que permite integrar la información sobre el objeto representado en una red de categorías conocidas y preexistentes en los sujetos, e insertarlo en la dinámica social, haciéndolas instrumentos útiles de comunicación y comprensión. Así, el anclaje permite comprender: a) como se asigna sentido a lo representado, b) como se utiliza lo representado para interpretar el mundo y, c) como opera su integración en el sistema de comunicación humana  (Araya 2002).

16Así, la Representación Social refiere al proceso particular de adquirir y comunicar conocimientos, y a un contenido, en tanto conocimientos constituidos, en el que se distinguen tres dimensiones: a) información sobre el acontecimiento o hecho social, b) la actitud, es decir la disposición emocional de los sujetos hacia los acontecimientos o hechos, y, c) el campo de representación que refiere a la organización y jerarquización del contenido de la representación social. Formado por el conjunto de creencias, actitudes, opiniones, vivencias y valores de las personas, el campo de representación se constituye en torno al núcleo figurativo.

17En resumen, según señala Araya (2002) para estudiar la representación se requiere determinar qué información tienen los sujetos (información), que creen, como interpretan (campo de representación), y como actúan (actitud).  

Enfoques de estudio de las representaciones sociales en educación

18Pereira de Sá (1998 en  Araya 2002:47-48), señala que existen tres líneas de investigación sobre las Representaciones Sociales: a) Escuela Clásica, representado por Moscovici y Jodelet, pone el acento en el acento en el proceso de constitución de la Representación social en la perspectiva del constructivismo social, b) la Escuela Aix-en-Provence, representada por Abric, centrada en los procesos cognitivos u estructurales de las Representaciones Sociales y c) la Escuela de Ginebra, representada por Doise, quien, desde la perspectiva sociológica, analiza las condiciones de producción y circulación de las Representaciones en distintos niveles de interacción.

19La Escuela clásica pone el acento en un enfoque procesual de estudio de la Representaciones Sociales, donde los sujetos en sus interacciones son productores de sentido y constructores dinámicos de la realidad social, mientras que la segunda y tercera Escuela tienen en común una concepción Estructural, es decir ponen el acento en el análisis de un núcleo central constituido, sea de carácter socio-cognitivo (Abric), o socio-estructural (Doise) que organiza la Representación Social.

20En educación el estudio de las Representaciones Sociales en la perspectiva de la Escuela clásica ha sido vinculado con las metodologías cualitativas y técnicas de análisis de la conversación y del discurso como el Interaccionismo Simbólico. Las investigaciones en esta perspectiva, por ejemplo, explican el proceso de construcción de conocimiento de Ciencia, mediada por los medios de comunicación (Domínguez 2006), lo cual pone en evidencia que son los procesos interactivos en donde se construye y transforma el discurso y sentido de la acción social.

21En la perspectiva Estructural se privilegia el uso de técnicas experimentales para el estudio de las Representaciones Sociales. Se pone el acento en la Representación social constituida, la estructura central, por sobre el proceso de su constitución. Aplicaciones de esta línea de investigación en Educación ha sido, por ejemplo, para analizar la estructura de discursos hegemónicos sobre los afrocolombianos puestos de manifiesto en los textos escolares de Historia y Ciencias Sociales en la Educación Básica y Superior  (Portocarrero, 2008), o el conocimiento ya asentado en los actores educativos que define el rol del docente  (Campo-Redondo & Labarca 2009).

Asociativismo educativo municipal en educación

22En los últimos años emerge entre los administradores municipales de la Educación Pública Chilena la voluntad de asociarse para mejorar los aprendizajes en los estudiantes. La “asociatividad” o Asociativismo Municipal es distinguido por los estudios expertos  (Quintero 2005; Chile, Ministerio del Interior, Subsecretaria de Desarrollo Regional [SUBDERE] 2008) como herramienta oportuna de nivel territorial para mejorar la gestión en diversos temas, entre ellos la educación donde diversas comunas coordinadas entre sí, aseguran mejores logros de aprendizaje.

23Los distintos conceptos de Asociativismo Municipal confluyen en definirlo como “una estrategia que permite el logro de diversos fines superiores  compartidos entre las municipalidades, por el cual es un medio que posee un conjunto de líneas de acción distribuidas en el tiempo que posibilita el logro de propósitos de mediano y largo plazo” (SUBDERE 2008:15). En tal sentido, la asociatividad municipal es un medio para la mejora de la gestión local y desarrollo territorial capaz de responder a los requerimientos ciudadanos, en pertinencia con los  propósitos regionales y del país  (Morales 2008; Chile, Ministerio del Interior, Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo 2009).

24La gestión municipal se potencia y es condición para el que Asociativismo sea eficaz. En efecto, hay condiciones básicas y ámbitos de acción, para conducir y gestionar los procesos inherentes al desarrollo y la gobernabilidad regional (Morales 2008). Esta madurez de los procesos de gestión municipal tiene al Asociativismo como desafío y oportunidad de desarrollo.

25En este desafío están involucrados los responsables de los procesos educativos siendo las autoridades político-administrativas, municipales y ministeriales, en tanto lideres formales a nivel macrosocial de la calidad de la educación en los territorios bajo su tuición. También están involucrados, a nivel  meso social los responsables de los procesos escolares, es decir los directivos docentes, alumnos y apoderados de los establecimientos educativos.

26Sin embargo, la iniciativa Asociativa en relación al tema educativo nace y se estructura en los altos niveles políticos y administrativos de coordinación entre autoridades municipales. Para evitar que el proyecto Asociativo no termine en una gestión vertical y centralizada desde las mesas regionales de la Asociación, se requiere la más amplia información y activa participación de los actores educativos y escolares de las comunas asociadas.

Características y aporte progresivo del asociativismo municipal chileno

27Tal como las municipalidades, las asociaciones municipales chilenas se caracterizan por  la heterogeneidad territorial, financiera, de capacidades de gestión, recursos humanos, localización y perfil poblacional de las comunas. No obstante, es posible agrupar a las asociaciones en tres modalidades (SUBDERE, 1999):

28i) De carácter nacional:

29La Asociación Chilena de Municipalidades es la entidad que reúne a todos los municipios del país. Su misión es la representación político - técnica a nivel nacional, constituyéndose  en vocero y actor validado ante sus interlocutores nacionales,  internacionales y regionales. En esta última representación, son los capítulos regionales los que ejercen la función de representar la visión y prioridades de los municipios en el desarrollo regional, a la vez que implementan acciones de apoyo técnico a la gestión del desarrollo de sus comunas y municipalidades.

30ii) De carácter territorial:

31Corresponden a asociaciones que se constituyen en torno a un proyecto común que aborda uno o más aspectos de un territorio compartido. Generalmente comparten una identidad cultural, agro-ecológica o económico-productiva.

32iii) De carácter temático:

33Este tipo de experiencias se forman para tratar de abordar temas específicos comunes: Generalmente son temáticas correspondientes a un sector y sus soluciones pueden involucrar a uno o más sectores del estado, pero siempre predomina uno de ellos. Por ejemplo, temas turísticos relacionados con emprendimientos y fomento productivo; comunas en cuyos territorios hay empresas mineras y requieren leyes o normativas que regulen relaciones o responsabilidades en su actuación e intervención en el territorio. En el sector Educación se han realizado no más de 4 experiencias incipientes (SUBDERE, 2008), tres de las cuales se orientan incidir en la currícula educativa de la educación que imparten sus asociados en las regiones de Bío Bío (2) y en Coquimbo (1). Hubo otra experiencia en la región del Maule en temas de gestión y administración de recursos materiales para la mantención de establecimientos educativos, que no continuó luego del cambio de Alcaldes en el año 2004. En general estas asociaciones pueden operar a través de distintos instrumentos de vínculo y gestión. Algunas han operado por la vía de convenios que se traducen en proyectos específicos, y hay otras que tienen un alcance más integral y un  proyecto de más largo plazo, por lo que requieren de sistemas y procesos de gestión  de  mayor complejidad y en horizontes de tiempo más amplios.

34Desde la creación de Asociaciones municipales hubo momentos en que existieron alrededor de 70 Asociaciones. Sin embargo, al año 2007, según la SUBDERE (2008).,  existen 48 asociaciones municipales, territoriales, temáticas y de representación nacional que están operando efectivamente.  Durante el transcurrir de los años se ha constatado el potencial político, técnico y de inserción en los territorios que ellas poseen para viabilizar políticas, planes,  programas y proyectos público-privados que contribuyen al desarrollo de los territorios y aportan a los procesos de modernización del Estado y del ejercicio democrático.

35Considerando las actuales tendencias descentralizadoras y de desarrollo territorial con que el estado y su gobierno están orientando sus políticas de desarrollo, es cada vez más necesario estimular la necesaria articulación de la gestión de los actores públicos y privados que intervienen en los territorios en las diferentes políticas que el estado implementa, tendencia de la cual la Educación no está excluida. En efecto, parafraseando la acepción sugerida en textos de MIDEPLAN, el territorio para los efectos de los procesos de desarrollo, es el escenario físico y ambiental en el cual toman forma, dinámica y convergen dichos procesos. Este se constituye así en el elemento integrador y estructurante de los objetivos y políticas públicas, al igual que de la acción y gestión que sobre él ejercen los actores sociales y económicos, quienes con sus dinámicas configuran y reconfiguran los espacios geográficos de la nación. El territorio es, más que un receptáculo o soporte físico de las actividades sociales, económicas, y culturales del hombre, es una construcción social e histórica, resultado de las relaciones sociales que se expresan en diversas formas de uso, ocupación, apropiación y distribución del territorio.

36En este sentido, la acción de las asociaciones municipales debería inscribirse, cada vez más inclusiva y progresivamente, como contribuyente e integrada con las políticas públicas nacionales y regionales, como un actor que con sus dinámicas configura y recrea los espacios geográficos, ambientales, económicos, políticos y sociales, pues a través de sus relaciones y actuación inciden no sólo en los preceptos señalados, sino que también, en la identidad cultural de los territorios y regiones de emplazamiento.  

37Este acercamiento debe ser más efectivo que declarativo, no obstante se observan algunas experiencias que han estado instalando paulatinamente esta relación biunívoca, es decir, tanto las políticas nacionales y regionales como las municipales han avanzado en el diálogo, coordinación y articulación de políticas, planes e instrumento de gestión que favorezcan integradamente a la población de los territorios en los cuales intervienen. En tal sentido las experiencias de Gobiernos Regionales  y Asociaciones de Municipalidades de Bío Bío, Coquimbo, Los Lagos y Antofagasta, muestran señales de esto, en tanto han instalando un dialogo continuo y contribuyente a las políticas regionales de desarrollo constituyéndose en un agente relevante para estos efectos.       

38Por todo ello resulta del todo pertinente incursionar desde el sector educacional en la gestión que desde el rol de sostenedor, las municipalidades  asociadamente gestionen la didáctica, la currícula y la asistencia técnico pedagógica, especialmente en escuelas rurales en pos de mejorar la calidad y rendimientos educativos en dichos territorios

A modo de conclusión: representaciones sociales del asociativismo municipal educacional, una propuesta para su estudio

39El Asociativismo Municipal para la educación es una herramienta que se encuentra en fase de diseño e implementación en algunas Asociaciones Municipales de Chile (SUBDERE 2008). Desde los enfoques de estudio de las Representaciones sociales, se puede afirmar que el Asociativismo Municipal Educacional está en activo proceso de objetivación y anclaje.

40Dado la reciente experiencia en la gestión del territorio en perspectiva de Desarrollo Humano, los líderes y los técnicos  de los distintos niveles de gestión han iniciado un proceso de búsqueda de asesorías, soportes técnicos, investigación, que permitan implementar modelos de gestión de excelencia. Los propósitos y  estrategias, si bien definidos y compartidos desde el punto de vista normativo, adquieren especificidades, roles y procedimientos de gestión diferenciados, acorde a como se apropian del concepto de Asociativismo Municipal Educativo, en la acción e interacción comunicativa.

41Lo hasta aquí señalado abre la necesidad de abordar las Representaciones Sociales del Asociativismo con un enfoque procesual y de construcción interactiva de la realidad social educativa a nivel macro y micro social. En términos de tipo de investigación, se hace necesario recoger los aportes y estrategias de la Investigación-acción Cooperativa  (Rodríguez, Gil & García 1996), que permitan, simultáneamente, responder a los propósitos de logro de calidad de gestión educativa y descripción del proceso de constitución de las Representaciones Sociales.

42Por otra parte, la gestión eficaz requiere de cuatro condiciones básicas: 1) Institucionalidad (North 2006; Peters 2003; Sánchez 2005), es decir un marco legal que establezca con toda claridad las leyes que rigen el ser y quehacer de las organizaciones educativas y las atribuciones y funciones de sus actores,  2) Recursos, tanto humanos como materiales, dado que sin ellos no es posible iniciar proceso alguno, 3) Información y Comunicación, pues ambos mecanismos coordinados orientan retroalimentan la acción en los distintos niveles de la organización municipal, y, 4) Participación, que es la acción que pone de manifiesto las convicciones y la responsabilidad percibida por los actores municipales con el proceso de gestión.  

43Estas condiciones se ponen de manifiesto en, a lo menos, tres ámbitos o campos socioinstitucionales: a) Ámbito Político estratégico, pues la gestión requiere de la acción consensuada en torno a metas deseadas por todos los involucrados; b) Ámbito de Información y comunicación, pues los mecanismos públicos de rendición de cuentas hacen visible a la comunidad la acción y resultados de los distintos niveles de acción educativa municipal asociada, y c) el Ámbito del desarrollo de la institucionalidad y su organización, dado que la tarea de gestión asociativa, conforme se hace visible su tarea a la comunidad requiere de un espacio que consolide la identidad institucional del trabajo asociativo en relación a las demandas educativas de la comunidad.

44En términos operacionales, la complejidad de los elementos de gestión así como la diversidad de actores educativos involucrados requiere la combinación de herramientas y técnicas estructuradas y no estructuradas que permitan recoger las prácticas educativas en el proceso de la práctica misma.

45En tal sentido se deben diseñar instrumentos tipo cuestionario que recoja de modo sistemático como las condiciones y ámbitos de gestión constituyen, la información y actitud que los actores educativos y escolares tienen en distintos momentos sobre el trabajo Asociativo. Así, los cuestionarios recogen las dimensiones de: 1) información; y 2) actitudes, en términos de acciones o disposiciones a la acción en varios momentos del proceso de implementación del trabajo asociativo, de tal modo de describir el proceso de constitución de la Representación Social.

46La Representación Social sobre la trabajo asociativo en educación se va constituyendo en el proceso de interactivo de gestión inter e intra instituciones político-administrativas involucradas en la educación, y dado que se trata de distintos sujetos que interactúan en distintos niveles macro y meso institucional, es de esperar que será amplio el espectro de imágenes y palabras que objetiven y den anclaje a la representación social del trabajo asociativo. En tal sentido es recomendable conocer el discurso de los actores sociales involucrados, pues este articula la experiencia, lo conocido, con los nuevos conceptos referidos al trabajo asociativo, para construir el sentido de la acción.

47En efecto, los conocimientos y sentido que tiene la acción de trabajo asociativo se abordan de mejor manera con preguntas abiertas dirigidas a autoridades responsables de la gestión administrativa municipal en sus diversas Instituciones (Establecimiento Educativo, Departamentos de Educación Municipal, Organismos Técnicos de Educación, Ministerio de Planificación, Asociación de Municipalidades, etc.) que focalicen en las Condiciones y Ámbitos de gestión que caracterizan al trabajo Asociativo (Tabla 1),  cuyo cruce  define una matriz de 8 indicadores orientados a identificar en el sentido del discurso –que integra objetivación y anclaje de la Representación Social sobre el Asociativismo Municipal Educacional.

Tabla 1: Preguntas para indagar sobre Representaciones Sociales de Condiciones y Ámbitos de gestión para la asociación municipal educacional.

Ámbitos

Condiciones

Ámbito Político estratégico

Ámbito de institucionalidad y organización

Institucionalidad

a) información b) actitudes

a) Marco jurídico de la institución que facilita las acciones asociativas. Definición de organigrama y funciones.

b) Valoración de la adecuación y disposición al conocimiento y utilización.

a) Condiciones organizativas para el funcionamiento asociativo y ejercicio de las funciones en el nivel asociativo, comunal y de unidad educativa.

b) Valoración de la adecuación y disde las condiciones.

Recursos

a) información b) actitudes

a) Planificación y disposición de recursos físicos, humanos, informáticos y no informatizados municipales dispuestos para la gestión de las acciones en el nivel de asociación, comunal e institucional.

b) Valoración de la suficiencia y eficiencia de los recursos dispuestos y disposición a su uso.

a) Disposición efectiva de recursos físicos, humanos, informáticos y no informatizados municipales dispuestos para el desarrollo de las acciones y logro de los objetivos planteados por la asociatividad, a nivel asociativo, comunal y unidad educativa.

b) Valoración de la suficiencia y eficiencia de los recursos dispuestos y disposición a su uso.

Información y Comunicación

a) información b) actitudes

a) Mecanismos establecidos de comunicación de la asociación con los distintos actores involucrados en el nivel municipal e institucional, participante en los procesos de asociación.

b) Valoración de los mecanismos de comunicación  asociativos y disposición a su utilización

a) Funcionamiento de los mecanismos establecidos de comunicación de la instancia asociativa municipal con los distintos actores involucrados en el nivel municipal e institucional, participante en los procesos de asociación.

b) Valoración del funcionamiento de los canales de comunicación  asociativos y disposición a su utilización

Participación

a) información b) actitudes

a) Mecanismos y estrategias establecidas de participación de los actores involucrados en el nivel asociativo municipal e institucional, participante en los procesos de asociación.

b) Valoración de la adecuación de los canales de participación  asociativos y disposición a su utilización.

a) Funcionamiento y ejercicio de las estrategias de participación de los actores involucrados en el nivel asociativo municipal e institucional, participante en los procesos de asociación.

b) Valoración del funcionamiento de los canales de participación  asociativos y disposición a su utilización.

48Con la aplicación de los instrumentos derivados de dicha matriz, en la que se operacionalizan para el ámbito de las representaciones sociales sobre el asociativismo municipal los principales aportes del constructo de representación, es posible entonces avanzar, con sistematicidad y simplicidad tanto en su identificación, como en el seguimiento de cómo éstas se modifican ante la presencia de estrategias de fortalecimiento del asociativismo municipal, en este caso específico, desarrollados en el ámbito educacional.

Inicio de página

Bibliografía

Los DOI se añaden automáticamente a las referencias por Bilbo, la herramienta de anotación bibliográfica. Los usarios de aquellas instituciones quien susbriben a unos de nuestros pragramas OpenEdition Freemium pueden descargar las referencias bibliográficas para los cuales Bilbo encontró un DOI.
Formato
APA
MLA
Chicago
Este servicio bibliográfico de exportación está disponible para las instituciones que están registrados al programa OpenEdition Freemium.
Si Usted desea que su institución suscriba a uno de nuestros programas OpenEdition Freemium y beneficie de sus servicios, por favor escribanos a contact@openedition.org

Abric, J-C. (1994), Pratiques sociales et représentations. PUG, Paris.

-Idem (2003), “Lanalyse structurale des représentations sociales”. En S. Moscovici & F. Buschini (Eds.), Les méthodes des sciences humaines, 375-39. PUF, Collection Fondamental, Paris.

Aguado, G. O., Aguilar, Á., & González, N. (2009), “El impacto de las representaciones sociales de los actores educativos en el fracaso escolar”. Revista Iberoamericana de Educacón N°15, 23-32. Toluca.

Araya, S. (2002), “Las Representaciones Sociales: ejes teóoricos para su discusión”. Cuaderno de Ciencias Sociales N°127. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), San José de Costa Rica.

Berger T. y Luckman P. (1991), La construcción social de la realidad. Amorrortu, Buenos Aires.

Berger, P & Luckmann, T. (1996), La construction sociale de la réalité. Armand Colin, Paris.

Buschini, F. (2006), Les méthodes des sciences humaines, 375-392. PUF, Collection Fondamental, Paris.

Campo-Redondo, M., & Labarca, C. (2009), “La teoría fundamentada en el estudio empírico de las representaciones sociales: un caso sobre el rol orientador del docente”. Opcion, Vol.25, N° 60, 41-54. Maracaibo.

Chile, Minisiterio del Interior, Subsecretaria de Desarrollo Regional (SUBDERE) (2008), Asociaciones Municipales: Lecciones y Aprendizajes orientadores para una Política de Fortalecimiento. SUBDERE, Santigo de Chile.

Idem (2009), Guía Metodológica para la formulación de Políticas Públicas Regionales. SUBDERE, Santigo de Chile.

Domínguez, S. (2006), “Las representaciones sociales en los procesos de comunicación de las ciencias”. I Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación. 1-11. Universidad de Guadalajara, Jalisco.

Flament, C. (2001), “Estrutura e dinâmica das representações sociais”. Em D. Jodelet (Org.). As representações sociais, 173-186. UERJ, Rio de Janeiro.

Jodelet, D. (1986), “La representación social: fenómenos, concepto y teoría”. En S. Moscovici (editor): Introducción a la psicología social. Paidós, Barcelona.

Letor, C. (2003), Intelligence émotionnelle et practiques pédagogiques en contexte de professionnalisation de l’enseignant: représentations sociales d’acteurs pédagogigues au Chili. Université Catholique de Louvain-la-Neuve, Louvain.

Martinic, S. (1995), “Principios culturales de la demanda social por educación. Un análisis estructural”. Pensamiento Educativo. Revista de Investigación Educacional Latinoamericana, Vol. 16, N°1, 313-340, Revista de la Pontificia Universidad Católica. Santiago de Chile.

-Idem(2006), “El estudio de las representaciones y El Análisis Estructural del Discurso”. Metodologías de investigación social. Introducción a los oficios, Canales, M. 299-319. LOM, Santiago de Chile.

Moñivas, A. (1994), “Epistemología y Representaciones Sociales: concepto y Teoría”. Revista de Psicología General y Aplicada: revista de la Federación Española de Asociaconesde Psocología,Vol. 4, N° 5 , 409-419. Universidad de Cumplutense de Madrid, Madrid

Morales, M. (2008), Elementos para un Sistema Regional de Gestión con Base a Territorio. Monografía. SUBDERE, Santiago de Chile.

Moscovici, S. (2003), “Notas hacia una descripción de la representación social”, en Psicología Social. Revista Internacional de Psicología Social, vol. 1, N° 2. Barcelona

North, D. (2006), “Instituciones, Cambio Institucional y Desempeño Económico”. Fondo de Cultura Económica, 13-42.México, D.F.

Orellana, O., García, L., Alvites, J., Salazar, M., Sotelo, L., Sotelo, N., y otros. (2008), “Representaciones Sociales sobre el Psicólogo en profesores de la Educación Básica Pública y Privada de Lima (costa) y Provincias (Sierra y Selva)”. Revista IIPSI, dic. 2008, vol.11, N°.2, 41-54. Lima.

Osnaya, F. (2003), Las Representaciones Sociales de las Unidades de Servicios de Apoyo a la Educación Regular. Bellaterra, Universidad Autónoma de Barcelona,Barcelona.

Peters, G. (2003), El Nuevo Institucionalismo. Editorial Gedisa, Barcelona.

Portocarrero, A. (2008), “Afrocolombianos: En los discursos de los textos de Ciencias Sociales de la Educación Básica y Superior; construcción y contenido de una representación social: 1940-2000”. Zona, Vol.1, N° 4, 98-105. Universidad del Norte, Barranquilla.

Quintero, R. (2005), El Asociativismo Municipal en América Latina Asociaciones de Gobiernos Locales de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Federación Latinoamericana de Ciudades, Municipalidades y Asociaciones (FLACMA), Quito.

Rodríguez, G., Gil, J., & García, E. (1996), Metodología de la Investigación Cualitativa. Ediciones Aljibe, Granada.

Formato
APA
MLA
Chicago
Este servicio bibliográfico de exportación está disponible para las instituciones que están registrados al programa OpenEdition Freemium.
Si Usted desea que su institución suscriba a uno de nuestros programas OpenEdition Freemium y beneficie de sus servicios, por favor escribanos a contact@openedition.org

Sapiains, R. y Zuleta, P. (2001), “Representaciones sociales de la Escuela en jóvenes urbano populares desescolarizados”. Última Década, Vol. 9, N° 15, 53-72. Santiago de Chile.
DOI : 10.4067/S0718-22362001000200003

Subdere (2007), Catastro de Asociaciones Municipales 2007” Programa De Fortalecimiento de Asociaciones Municipales 2007. www.subdere.cl.

Inicio de página

Notas

*  * El presente trabajo es auspiciado por el Proyecto Nº D08I1199 del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF) del Gobierno de Chile: Modelo de gestión curricular y didáctica asociativa, orientado al fortalecimiento de la calidad de la educación básica rural municipal. Investigador principal: Dra. María Soledad Erazo Jiménez. Universidad de Santiago de Chile, Facultad de Humanidades, Av. Libertador Bernardo O’Higgins Nº 3677, Estación Central // Casilla 442 Santiago de Chile. Chile // Fono: 56-2-7184679.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

María Soledad Erazo Jimenez, Marco Villalta Páucar y Marcelo Morales Jeldes, « Representaciones sociales del asociativismo municipal en educación: un marco conceptual para la educación chilena », Polis [En línea], 31 | 2012, Puesto en línea el 24 julio 2012, consultado el 25 abril 2014. URL : http://polis.revues.org/3666 ; DOI : 10.4000/polis.3666

Inicio de página

Autores

María Soledad Erazo Jimenez

Universidad de Santiago de Chile. Santiago, Chile. Email: maria.erazo@usach.cl

Marco Villalta Páucar

Universidad de Santiago de Chile. Santiago, Chile. Email: marco.villalta@usach.cl

Marcelo Morales Jeldes

Universidad de Santiago de Chile. Santiago, Chile. Email: mmorales1152@gmail.com

Inicio de página