Navegación – Mapa del sitio
Lente de aproximación

Resistencia y cambios identitarios en trabajadores/as del salmón en Quellón

Résistance et changements identitaires chez les travailleurs/euses du saumon à Quellon
Resistance and identitary changes in male and female workers of the salmon industry in Quellón
Resistência e identidade mudanças trabalhadores/as de salmão Quellón
Loreto Rebolledo

Resúmenes

A partir de los años 90 la industria del salmón despega poniendo a Chile en el segundo lugar de exportación mundial. La instalación de las salmoneras en la isla de Chiloé ha desatado procesos de transformación económica, social y cultural importantes entre los que destaca el incremento de la participación femenina en el trabajo. El 2008 se produce la crisis de la industria salmonera por la presencia del virus ISA, lo que ha implicado cesantía y quiebre de empresas pequeñas. En este artículo analizaremos como en la comuna de Quellón  el auge y la crisis de la industria salmonera han puesto en juego elementos donde tradición y modernidad se expresan en las identidades de trabajadores /as de la industria salmonera que en 20 años han  sido protagonistas de cambios profundos a nivel personal y colectivo.   

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido: 06.09.2011 Aceptado: 11.03.2012

Texto completo

Introducción

  • 1  Este artículo es resultado de la investigación «Familia, trabajo, exportación: Incidencia de los   (...)

1El desacompasado ritmo del desarrollo chileno muestra situaciones paradojales y evidencia los diferentes horizontes temporales de la modernidad en los cuales se desenvuelve la vida social  y la inserción laboral de hombres y mujeres1. Mientras la centralidad del trabajo pierde preponderancia en la vida social  como resultado de las transformaciones del modelo económico y productivo (Hopenhayn, 2001) en otros lugares –  que se incorporan recientemente a la modernidad-  el trabajo se convierte en el eje organizador de las vidas cotidianas de hombres, mujeres y niños y cobra relevancia en la definición de sus identidades, haciendo realidad lo postulado por los clásicos de la sociología -Durkheim, Marx, Weber- sobre el rol fundamental del trabajo en la conformación de identidades individuales y colectivas y su trascendencia en la integración y ajuste psicológico y social de los individuos ( Jiménez, 2008).

2En este artículo abordaremos  algunos procesos de transformación y resistencia  cultural expresados en las identidades  de  trabajadores /as de la industria salmonera que en 20 años han sido protagonistas de cambios profundos a nivel personal y colectivo. Para ello nos situaremos en el archipiélago de Chiloé, que por sus características históricas y geográficas, australidad e insularidad es una  zona donde han  perdurado ciertas tradiciones  y una cosmovisión particular  fruto del  mestizaje español-huilliche. Específicamente haremos referencia a los cambios ocurridos en la localidad de Quellón, ubicada en el extremo sur de la isla grande Chiloé. Esta comuna ha mostrado las transformaciones sociales, demográficas, urbanas más importantes producto del desarrollo de la  salmonicultura ya que en dos décadas hombres y mujeres han sido testigos y protagonistas del auge y la crisis de una actividad laboral que le cambió el rostro a Chiloé y la vida a sus habitantes desencadenando procesos en que tradición y modernidad confluyen  a veces de manera conflictiva.

3La industria del salmón despega en Chile en los años 90 y se desarrolla tan rápidamente que  el 2008  el país se había convertido en el segundo productor mundial después de Noruega. Aunque en los inicios la industria se concentró en el cultivo de salmón del Pacífico o coho, cuya producción es estacional, posteriormente  se impulsó  la producción del salmón del Atlántico, salar, que permitió romper con la estacionalidad de la producción  convirtiéndose en la principal especie de exportación de la salmonicultura chilena.

4El denominado “cluster del salmón” se organiza a partir de tres procesos productivos que se desarrollan en diferentes espacios: la piscicultura que se lleva a cabo en planteles específicos con alto uso de tecnología y donde se producen las ovas, alevines y smolts, que serán los insumos del proceso de cultivo, este implica la engorda y cosecha que se realiza en el mar en centros de cultivo en las denominadas “ balsas- jaula” , finalmente,  el tercer proceso es el de transformación de los salmones en que se les agrega valor a través de la limpieza fileteado, ahumado, etc., que se realiza  en las plantas de proceso. (Díaz, 2003). En los tres procesos  trabajan  tanto hombres como mujeres, predominando estas últimas en las plantas de proceso (más del 60% de la fuerza de trabajo contratada en las plantas). Además  en cada una de las fases productivas intervienen empresas de bienes y servicios que apoyan las diversas actividades (transporte de trabajadores e insumos, limpieza, matanza de salmones, alimentación del personal, etc.).

  • 2  De  acuerdo a información de Salmón Chile el año 2007 en salmón del atlántico se exportó 200.000 t (...)

5Hasta el 2008 la industria salmonera se instaló y desarrolló fundamentalmente en la X región, así en Puerto Montt 18 comunas alojaron a estas empresas hasta el 2008 y entre Puerto Montt y Chiloé  funcionaron 60 plantas que se convirtieron en una importante fuente generadora de empleo en la región.  Allí concentró  el 78% del total  de la producción de salmón chileno2 desatando una serie de transformaciones económicas, sociales y culturales. Así, la región mostró avances significativos en la reducción de la pobreza de un 40,1%  en 1990 a 11,8 % en 2006. (Fariña, 2008), se modificó la estructura poblacional debido al crecimiento demográfico alimentado por migrantes que llegaron  atraídos por la oferta de empleo. Cambió el paisaje físico y la institucionalidad  estatal: se instalaron Tribunales laborales en Chiloé, se implementó infraestructura vial,  se amplió los servicios básicos  y se reorientó la educación hacia el trabajo acuícola con clases de  crianza de salmón, para tener  operarios más capacitados en la industria (Canales, 2006).

6También se produjeron transformaciones en  el orden de las familias chilotas con la incorporación masiva de las mujeres al trabajo del salmón  lo que ha tensionado las definiciones de roles, las formas de sociabilidad de la familia así como la socialización de los niños. Se han modificado los hábitos de consumo alimenticio y de vestuario y  se ha incrementado el consumo y el endeudamiento con tarjetas de crédito. El dinero poco a poco ha ido relegando el trueque a las zonas rurales más apartadas.

De estas transformaciones dan cuenta  con nostalgia algunos autores:

“el desarrollo industrial también generó grandes cambios culturales (…). Ya no se valora el trabajo autónomo, el trabajo del campo y del mar, (…) La gente pierde la confianza y el sentido de la comunidad, de lo comunitario, las personas  ya no trabajan en equipo, cada vez se realizan menos mingas y majas, el individualismo comienza a penetrar la vida rural, las relaciones son cada vez más impersonales, ahora hay teléfonos celulares e internet para comunicarse y televisión para entretenerse” (Bravo, 2004: pp.187).

7Entre los aspectos negativos asociados al desarrollo de la salmonicultura y a los encadenamientos producidos por ella,  además de aquellos propios del trabajo flexible y realizado en sistemas de turnos,   se puede mencionar  la degradación del medio ambiente, la contaminación del paisaje y del mar, así como las denuncias sobre incremento de las tasas de drogadicción y alcoholismo.

8A fines del 2008, la industria del salmón en Chile entró en crisis debido al virus ISA  que afectó al salmón tipo salar cuya producción anual  era la que generaba más empleo. La crisis  implicó   el quiebre  y la fusión de empresas así como el desmantelamiento de  empresas pequeñas que prestaban servicios de aseo, comida, transporte, etc. a las salmoneras. Esto se tradujo en una migración de retorno de una gran cantidad de trabajadores de otras regiones y  la creación por parte de  los Municipios de  empleos de emergencia como un modo de mitigar el desempleo. En el marco de esta crisis los trabajadores/ as del salmón han sido víctimas de despidos o reducción de sus sueldos por la pérdida de los bonos de productividad.

9De este modo en dos décadas los trabajadores/as del salmón de la X Región han visto abrirse y cerrarse  oportunidades laborales en sus propios lugares de residencia que no se imaginaron jamás y  que abren una  serie de interrogantes respecto a la continuidad y permanencia de los cambios  introducidos a partir del desarrollo de la industria del salmón.  

  La industria del salmón  en Quellón

10Quellón es el poblado más austral de la isla de Chiloé. Hasta el boom del loco  (mediados de los ´80), los quelloninos, entre éstos mestizos y comunidades indígenas, vivían de la extracción de peces, mariscos, moluscos o algas, de la crianza de ganado y aves, de la agricultura en pequeña escala y del turismo, combinando la actividad pesquera con la agricultura según las condiciones de los recursos y los ciclos de la naturaleza.

11El parentesco y la familia eran  el núcleo central de la vida social, caracterizada por una fuerte autoridad paterna y  por relaciones de vecindad que insertan al chilote dentro de una red de derechos y deberes sumamente rica basada en la reciprocidad. La familia tradicional era una familia extensa en la cual convivían diferentes generaciones, destacando el respeto a los ancianos y la incorporación de los niños y niñas  a las actividades agrícolas, recolectoras y domésticas  de hombres y mujeres. (Weisner, 2003).  Otra característica de la familia chilota  era la importancia de la mujer en el hogar  en tanto productora (de artesanía, hortalizas y otros)  y generadora de ingresos, ello en el contexto de las migraciones  masculinas a la Patagonia argentina, que se extendían por varios meses, dejando a las mujeres como jefas de hogar y responsables de la economía familiar.  Pese a las prolongadas ausencias masculinas debido a  las migraciones, diferentes autores señalan la presencia de un patriarcado, donde la autoridad masculina tenía un peso relevante. La agricultura  combinada con la  pesca y la recolección de algas y mariscos en bordemar  y con actividad forestal en el bosque nativo  eran actividades desarrolladas de manera complementaria a partir del trabajo familiar.

12Sin embargo estas formas de vida  comenzaron a sufrir cambios acelerados a partir de las últimas décadas del siglo XX  debido a la instalación y desarrollo de industrias pesqueras y posteriormente al auge de la industria del  salmón  que coincidieron con una crisis de rentabilidad del sector agrícola  que se expresó en  la   disminución del ingreso en las economías campesinas, lo que empujó  el proceso de asalarización de la comunidad chilota. De esta manera la crisis del sector agrícola fue funcional a la expansión de la salmonicultura  (Amtmann, 2001).

  • 3  Quellón concentró la mayor cantidad de centros de cultivos de salmones y de moluscos en la provinc (...)

13En los ochenta la implementación de industrias procesadoras de productos del mar (pesqueras y/o plantas procesadoras)3  desencadenaron un significativo crecimiento poblacional de la comuna y un progresivo proceso de urbanización. Entre 1992 y 2002 Quellón aumentó su población urbana de 7.545 habitantes a  13.656  (Floysand y Román, 2008).  El 2008, antes de la crisis del virus ISA,  Quellón era la comuna más pujante de Chiloé y se estimaba que contaba con 21.823 habitantes, de los cuales un 35,09% era población rural y el 64,91%  población urbana.  Pasó así  de ser de un simple pueblo de pescadores y comunidades indígenas huilliche  a un Puerto estratégico para el desarrollo del país y de la región a partir de su vinculación con los mercados internacionales  y se transformó en un polo de atracción de migrantes de diferentes regiones del país,  profesionales y ejecutivos vinculados a la industria pesquera y salmonera, comerciantes, funcionarios de gobierno  y prostitutas, entre otros.

Los trabajadores /as de las salmoneras

14La piscicultura, las balsas- jaulas de engorda y las plantas de proceso requieren  trabajadores con diferentes características de sexo y edad y que trabajan en diferentes turnos.  La piscicultura y las plantas de procesos se  ubican en centros urbanos y reclutan fuerza de trabajo masculina y femenina (en las plantas de proceso el 60% de los trabajadores, son mujeres) preferentemente joven que trabaja en sistemas de turnos que se rotan semanalmente;  a diferencia de las balsas-jaulas  que están más próximas a áreas rurales  y cuyos  trabajadores son personas vinculadas familiarmente y con promedios de  mayores de edad, que trabajan en turnos de día, lo que los libera de este trabajo a las 16.00 hrs. por lo cual  pueden dedicar parte de su tiempo al trabajo agrícola en sus pequeñas propiedades .

15Aunque la industria salmonera ha reclutado fuerza de trabajo oriunda de Quellón, siguen teniendo importancia  las actividades artesanales de pesca y recolección realizadas por cuenta propia por los quelloninos y  además existe una oferta de trabajo asalariado temporal en pequeñas empresas procesadoras de mariscos y pescados así como en empresas conserveras de mayor tamaño. Por otra parte, el auge de la industria del salmón  creó una demanda importante de servicios de transporte, alimentación y limpieza por parte de las grandes empresas que fue cubierta con la oferta de diferentes  empresas de servicios, algunas de ellas creadas por grupos familiares quelloninos.

16En general existe consenso en que las  salmoneras instaladas en Quellón  prefieren la fuerza de trabajo migrante, que constituye aproximadamente el 50% de los trabajadores contratados en las empresas. Preferencia que  se explica por su mayor responsabilidad, disciplina y respeto a las normas laborales, así como por su disponibilidad  a trabajar horas extras.

17Los quelloninos, específicamente  los que laboran en plantas de proceso, son caracterizados como trabajadores irregulares en su asistencia, con tendencia a llegar a atrasados al trabajo, a no respetar los contratos  y carecer de lealtad y fidelidad con la empresa que los contrata, lo que se hace evidente en los retiros intempestivos  del trabajo. Retiro que en algunos casos se explica por una oferta de mejor salario en otra empresa, o simplemente porque ya se obtuvo el dinero que se requería para resolver una necesidad  puntual, o bien porque no se quiere trabajar al ritmo intenso que exigen las salmoneras. Todo ello en el contexto de una sobreoferta de trabajo cuando el auge de las salmoneras estaba en su mejor momento.

Mi cuñado por ejemplo, cuando yo llegué aquí, le ofrecí trabajo en la empresa, me decía, “Guillermo, cómo se te ocurre, yo le pego una patá al mar, le pego una patá al mar y salen 500 lucas… y voy a ir a esclavizarme en turnos de lunes a sábado, pa’ ganar 280.000 pesos, no (…) –no tienen previsión, no tienen nada, pero andan con dinero. Entonces esa gente… es un pequeño burgués po’… es dueño de sude su tiempo, de su vida, todo. (H. supervisor de planta de proceso)

18Esto  da cuenta de una primera generación de personas que trabaja en forma asalariada, que hasta hace poco estaba acostumbrada a trabajar por cuenta propia en horarios pauteados por el clima y las mareas en jornadas discontinuas  y sin pedir opinión ni autorización de nadie,  pero también da luces sobre la persistencia de un sustrato cultural donde el trabajo asalariado es percibido como una “ changa” , palabra chilota para designar un trabajo temporal que se puede tomar o dejar en cualquier momento.

19Sin embargo, como una parte importante de los trabajadores de las plantas de proceso son  personas jóvenes,  muchas de ellas solteras, el cambio de empleo, dejando incluso un contrato por una situación más inestable pero mejor remunerada  se explica por la necesidad de contar con dinero efectivo y rápido. Todo ello en el marco de los cambios en las formas de consumo  donde  el acceso a vestuario y tecnología juegan un rol importante.

  • 4  Con la crisis los bonos han desaparecido lo que ha reducido considerablemente los sueldos. En ener (...)
  • 5  No deja de ser interesante constatar que prácticas utilizadas a comienzos del siglo XX , en los in (...)

20Como una forma de disciplinar a la fuerza de trabajo local y atraer mano de obra foránea las empresas, tanto las nacionales como extranjeras, han  instaurado sistemas de pagos a los trabajadores/as  donde el salario se compone de un sueldo base (mínimo) y bonos de productividad y de asistencia4. En aquellos  lugares  donde la vigilancia y control de la empresa es más laxa  - balsas-jaulas –se paga  bonos por responsabilidad5.

21Existen diferencias en la disciplina de la fuerza de trabajo  quellonina de acuerdo a la edad y la localización, apareciendo los hombres jóvenes  del sector urbano como los  más incumplidores de las normas, también se evidencia diferencias de género. Las mujeres del sector urbano que trabajan en plantas de proceso son menos indisciplinadas que sus colegas masculinos, de acuerdo a su propia  percepción y a la de supervisores y jefes de personal. Ello podría explicarse por la necesidad de aportar ingresos estables al hogar  en el caso de mujeres jefas de hogar y madres solteras, como por una mayor valoración de la oportunidad de trabajar por un salario, pero es  importante destacar que desde la década anterior a la instalación de las salmoneras  ya las industrias pesqueras habían generado puestos de trabajo para la mujeres, lo cual podría justificar su mayor responsabilidad  como trabajadoras.

Por lo mismo, empezaron a entrar las mujeres, que la mujer estaba en la casa esperando que el otro llegara del mar, y si quería le daba plata y si no quería no le daba plata, la mujer entró y se hizo (…), tenía su sueldo y ella hacía lo que quería con su sueldo, entonces estaba feliz, le importaba un cuesco cumplir horario pa’ tener un sueldo a fin de mes, que nunca lo había tenido en su vida, porque el marido no le dejaba la cantidad necesaria, se farreaba la mitad, o que se yo…(G. supervisor de mantenimiento)

22Sin duda una de las transformaciones sociales de mayor importancia que se constata en  Quellón es la masiva incorporación de mujeres al trabajo en la industria salmonera, sin embargo, como ya se señaló, desde una década antes existía  trabajo asalariado femenino temporal  para el desconchado de mariscos en las industrias conserveras. Aunque en menor escala esto ya había generado una migración familiar desde el continente y desde pequeñas islas del archipiélago hacia Quellón.  

  • 6  Los turnos en las empresas salmoneras suelen ser  de ocho AM  a cuatro PM;   de cuatro PM a  doce (...)

23La incorporación  de mujeres como trabajadoras en  la industria del  salmón y al trabajo en sistema de turnos6 ha  provocado importantes cambios en la organización familiar. Las actividades en las plantas procesadoras, donde se reclutan la mayor cantidad de mujeres se despliegan en tres turnos que se rotan semanalmente y en épocas de alta producción se requiere trabajar horas extras, e incluso los días feriados.

24El masivo ingreso femenino al trabajo en la industria del salmón ha tensionado y  alterado  las relaciones de género, lo que se evidencia especialmente a nivel familiar. A ello contribuye además el cese de la migración masculina hacia la Patagonia argentina  gracias a la existencia de fuentes de trabajo local, lo cual lleva a las parejas a tener que convivir de manera prolongada en el mismo espacio estresando así los cotidianos familiares de mujeres que estaban acostumbradas a ejercer la jefatura de hogar durante temporadas largas. Por otra parte, a nivel familiar también se genera otro tipo de tensiones  por la asalarización de los jóvenes, que hace perder peso a la autoridad de los ancianos y de los padres.  El poder patriarcal se ve corroído por la mayor autonomía económica y empoderamiento de mujeres y jóvenes.

  • 7  Estas percepciones de nuestros entrevistados/as habría que contrastarlas con información estadísti (...)

25Existe la percepción generalizada  que entre las  trabajadoras de las salmoneras - al margen de sus edades-  existen muchas separaciones, convivencias  y reconstrucción de parejas, así como hijos de diferentes padres7. Si bien esto puede tener antecedentes en la familia extensa chilota anterior así como en la experiencia de migración masculina que dejaba a las mujeres a cargo de la casa y de los hijos, respondiendo a las demandas del trabajo en el campo o en la marisca; hay actualmente un cambio importante. Cambio  que se  expresa  no solo en la cantidad  de convivencias,  familias reconstituídas y  jefatura de hogar femenina, sino también en el cambio en la actitud de las mujeres.

26La posibilidad de contar con un salario más o menos estable a lo largo del año  ha dado a las mujeres mayor autonomía, especialmente  en un contexto de sobreoferta de trabajo como sucedió en el período de auge de la industria del salmón. La independencia económica permitió a las trabajadoras  tomar con mayor libertad la decisión de mantener o deshacer una relación de pareja:

La mujer trabaja y a veces muchas no dependen del marido, o sea ella trabaja (…) eh, son las que mantienen el hogar y un montón de cosas, ahí hay mujeres que perfectamente, se cagaron a los maridos y entonces claro, tienen tres hijos y trabajan, trabajan. Terminan aquí a las cuatro y media y (…) y en  la otra empresa pagan lo mismo…: Terminan no sé, cuatro y media y siguen trabajando… Y entran a las cinco y media y están hasta las 10, en la otra empresa  (…)  y le pagan la changa que le llaman.(…), yo creo que la mujer es como más, mucho más fuerte que quizás otras mujeres del continente, son más, como a la par del hombre. …: A picar leña,… que los cabros,… trabajar en la misma línea que los hombres (…),  no tienen problemas de salir en la noche (M. dueño de empresa de servicios)

  • 8  Es de destacar que en aquellos casos de parejas que trabajan en la misma empresa y tienen hijos pe (...)

27La independencia económica de las  mujeres trabajadoras del salmón, su mayor autonomía para tomar decisiones, entre las cuales  se encuentra  hacerse cargo sola de la jefatura de hogar y el cuidado de los hijos;  la juventud de muchas de las personas que trabajan en  las plantas de proceso  sumado al sistema de turnos rotatorios en los cuales trabajan en el mismo espacio hombres y mujeres, contribuyen a insegurizar a algunos hombres y mujeres  en sus relaciones de pareja. El trabajo en sistemas de turnos altera las rutinas cotidianas y dificulta la vida familiar, ya que no siempre  es posible el encuentro del conjunto de integrantes de la familia, lo cual repercute en la calidad de las relaciones de hombres y mujeres y en la socialización de los hijos.8

Cuando las desconfianzas o celos alcanzan niveles mayores, a veces se recurre a la violencia  y situación se vuelve  insostenible se puede terminar con la pareja. En las situaciones de violencia de género suelen ser otras mujeres – madres, suegras o hermanas- las que apoyan a la mujer que decide separarse.

Ella (la suegra) me apoyó, sobre todo en el tiempo que yo estuve más mal, cuando ella veía por todo lo que yo pasaba. Ella siempre me defendía, pero era su hijo, entonces igual era complicado para ella. (N. trabajadora en planta de proceso).

28Las rupturas de pareja a la vez generan otros problemas; como por ejemplo en relación al pago de las pensiones alimenticias por parte de los padres. Cuando se ha establecido una nueva convivencia o familia, los hombres suelen no pagar la pensión alimenticia de sus hijos y las mujeres no la reclaman, ya sea por incompatibilidad entre tiempos de trabajo y horarios de atención de los juzgados o por orgullo y la certeza de que ser capaces de mantener a sus hijos sin apoyo de los padres. En general se constata  una tendencia de los hombres a desentenderse de la familia anterior- al menos en lo referido a lo económico-  cuando se establece una nueva convivencia.  El “castigo”  económico a  la pareja de la cual se han separado no solo se manifiesta en el incumplimiento de las pensiones alimenticias,  sino también  en el no pago de deudas  en casas comerciales  de objetos o vestuario adquirido por ellos  con tarjetas de crédito  de las mujeres. Lo cual da cuenta de la irrupción del dinero en las relaciones y conflictos  entre hombres y mujeres, tema ausente hasta hace poco tiempo atrás.

Madre trabajadora o trabajadora-madre. Tensiones identitarias

29La integración masiva de mujeres al trabajo en las salmoneras, ya sea  en las propias industrias del salmón o en las empresas de servicios asociadas a ellas,  y las características que asume este empleo hasta el 2008 en cuanto a la mantención del trabajo el año completo crea una situación diferente a la que existía anteriormente cuando a nivel local las contrataciones de mujeres tenían el carácter de estacionales, dadas las características de las empresas conserveras y de las pequeñas plantas artesanales de limpieza y congelado de mariscos. Ello, de una u otra manera, ha implicado que aquellas mujeres que  se han mantenido trabajando de manera más sostenida durante los últimos años en la industria del salmón hayan integrado con mucha fuerza su rol de trabajadoras a su identidad, lo que las diferencia de los trabajadores hombres oriundos de Quellón que en su indisciplina evidencian resistencias a la asalarización permanente. Resistencia posibilitada por el acceso a trabajos por cuenta propia  o con familiares en la pesca o como buzos en empresas pequeñas.

30La presencia de un mayor nivel de identificación de las mujeres como trabajadoras no es transversal  entre aquellas que trabajan en las plantas de proceso. Las mujeres  que llevan varios años trabajando en estas empresas o bien las más jóvenes  que han recibido capacitación en acuicultura o que han sido socializadas en el ejemplo de madres, que a su vez fueron trabajadoras en salmoneras tienen una definición  muy clara respecto a su rol de trabajadoras, lo cual se traduce en el cumplimiento de turnos, horarios y normas; en su modo de relacionarse con la empresa y con sus compañeros/as de trabajo así como en la organización de sus prioridades. Por otra parte demuestran una mayor conciencia de su situación de género en tanto trabajadoras, percibiendo las diferencias de movilidad laboral que tienen comparativamente con sus pares hombres.

31Para ellas la familia, especialmente los hijos son importantes, pero no supeditan su trabajo a las necesidades de éstos. Las exigencias que  plantea el trabajo en las salmoneras es el que condiciona sus tiempos cotidianos, la organización de sus familias y las tareas domésticas. Si bien estas características pueden aparecer más marcadas entre las jefas de hogar, dada la cantidad de separaciones y la poca estabilidad en el tiempo de matrimonios y convivencias no son ajenas a otras mujeres que perciben que su independencia se sustenta en los ingresos generados por un salario estable.  

32Sin embargo, la mayor libertad para hacer y deshacer parejas, o el lugar que ocupa el trabajo en la conformación de identidades de las trabajadoras  no tiene un correlato con un proceso de mayor distanciamiento de la maternidad, la cual sigue teniendo una importancia grande en la vida de las mujeres. Muchas segundas convivencias se cimentan con nuevos embarazos y nuevos hijos, los cuales – en caso de ruptura- quedarán a cargo de sus madres solas, o bien  serán asumidos por una nueva pareja.

33Por otra parte,  el discurso de las mujeres cuando hacen referencia a su trabajo y el sacrificio que les implica  tener que cumplir turnos de noche o hacer horas extras disminuyendo sus tiempos de descanso se ancla en la maternidad, en el deseo de un mejor futuro de los hijos. No, obstante, mas allá del énfasis que este discurso pone en la maternidad, coexiste con la  percepción que el trabajo no solo es una fuente de ingresos económicos, sino un espacio de sociabilidad y generador de libertad. El año 2009, cuando la crisis del salmón estaba en su punto más alto  diferentes personas - dirigentes sindicales, trabajadores/as- destacaron  el incremento de los  embarazos en trabajadoras  del salmón, lo que podría explicarse por la necesidad de  retener a sus parejas (en un contexto en que la cesantía podía empujarlos a migrar)  o bien como una estrategia para conservar el trabajo en el marco de una crisis que estaba dejando desempleados a un grupo grande de trabajadores. Esto estaría mostrando como una estrategia  femenina utilizada a veces para mantener unida a una familia al borde de la crisis se desplaza al ámbito laboral para  prolongar  el tiempo de trabajo en un contexto de recesión.

34La emergencia de identidades laborales acompañadas con conciencia de género entre algunas trabajadoras de las salmoneras coexiste con la permanencia de identidades más tradicionales, resguardadas en la maternidad y en una femineidad subordinada. Las mujeres que han desarrollado una identidad laboral más nítida como trabajadoras  confirman esto al señalar  que hay mujeres  que “ utilizan” a los hijos como pretexto para evadir responsabilidades laborales, lo cual redunda en una recarga  de las  otras trabajadoras – muchas de las cuales  también son madres - que deben asumir el trabajo de aquellas. Estas situaciones crean fisuras que dificultan la creación  de una organización amplia de trabajadoras que defiendan sus derechos como madres y trabajadoras.  

35Las complejas relaciones entre algunas trabajadoras y la empresa y sindicato a partir de los temas de maternidad, embarazo y fuero maternal  pueden ser interpretadas como  el resultado de la dificultad por parte de algunas  mujeres que trabajan en las salmoneras de asumir una identidad de trabajadoras y donde prevalecen los mandatos del rol materno en el sentido más tradicional, trasladados a un contexto donde se espera de ellas conductas más  acordes con su desempeño en empresas insertas en mercados transnacionales.  Apreciamos la presencia de actitudes donde se mezclan y superponen la búsqueda de protección y crianza de los hijos en el marco de las relaciones familiares conocidas con incipientes  niveles de individualismo que tienden a enturbiar las relaciones  de las mujeres con los sindicatos y  con sus propias compañeras de trabajo y en otros casos las llevan a ponerse de acuerdo  con las empresas para violar las leyes de protección de la maternidad.

36     La venta de los fueros maternales por parte de algunas trabajadoras , denunciada por los sindicatos y las ONG, la negociación   del derecho a sala cuna a cambio del pago de un  bono para la crianza de los niños son transgresiones frecuentes en que tanto   la empresa como las mujeres sienten que ganan  burlando la ley. Las empresas: porque ahorran costos;  las mujeres: porque pueden acceder a dinero que necesita la familia si venden el fuero o bien porque pueden  criar a sus hijos de la manera tradicional, dejándolos en manos de tías o abuelas, sin llevarlos a la sala cuna de cuyos cuidados desconfían y ahorrándoles la salida al frio y la lluvia; además  generan algún ingreso en dinero  a otra mujer de la familia  que por diversas razones no está en condiciones de integrarse al trabajo remunerado fuera del hogar.

Eh, por ejemplo yo a mí bebé nunca lo llevé a la sala cuna, lo mío fue por distancia, no había locomoción en ese tiempo, la empresa no entregaba locomoción. Entonces yo tenía alguien que me la cuidaba en la casa y arreglé mi horario, o sea si yo quería salir a alimentar, eh, salía una hora más temprano, o entraba una hora más tarde, viceversa. O cuando había enfermedad yo hablaba con mi jefe y entraba más tarde, por ejemplo con el horario del jardín, cuando mi hijo empezó a ir al jardín yo hablé con mi jefe y entraba  a las diez de la mañana y salía a la hora que ella salía del jardín, que era a la cuatro de la tarde (…): Salía antes de las cuatro obviamente dela empresa porque, pero esas horas eran descontadas.…: Aquí toda la gente pensaba lo contrario, que era por otro motivo que yo me tomaba, entraba a esa hora (trabajadora y dirigente sindical).

37Existe una cierta incomprensión de las mujeres con mentalidades más tradicionales  que no  han desarrollado una identidad como trabajadoras   sobre las implicancias del trabajo remunerado. Acostumbradas al  manejo propio y flexible de sus tiempos de trabajo dentro del entorno familiar hasta hace poco, piensan que ciertas actitudes y modos de funcionar, justificados en la maternidad y sustentados en relaciones cara a cara entre conocidos, los pueden trasladar al trabajo en la industria  salmonera. Esto genera molestia de otras mujeres que sí han desarrollado una identidad fuerte como trabajadoras, para la cuales ciertas conductas son incomprensibles como se muestra en la siguiente conversación grupal entre varias trabajadoras del salmón  respecto a los horarios de salida:

M3: Pero, por ejemplo en este tiempo no hay tanto trabajo ya, y las mamás, aunque todos salgan temprano y no haya más pega, las dejan por el hecho de salir, cumpliendo igual su jornada. …M2:  Aunque no haya nada, se tiene que quedar igual hasta las cuatro v veinte, que es su horario de salida. Ante el asentimiento de otras mujeres interviene  una trabajadora de más edad manifestando su desacuerdo  respecto a este tipo de pretensiones  “ a mi eso no me gusta nada”.

38Aquí se evidencia el conflicto o tensión entre  identidades maternas, ancladas en la tradición del ser mujer y las nuevas identidades laborales que luchan por encontrar un lugar de reconocimiento frente a los sindicatos, las empresas y  el conjunto de trabajadores /as.

Resistencias individuales y colectivas ante la crisis

39Aunque la crisis desatada el 2008 debido al virus ISA ha afectado  a toda la X Región hay diferencias notorias entre trabajadores migrantes y nativos en la capacidad de resistirla. Los quelloninos han logrado sortearla  mejor gracias a que cuentan con estrategias de subsistencia locales que descansan y se explican por el sustrato cultural chilote donde  la familia y la solidaridad  entre vecinos reaparecen y se actualizan.

40En el contexto de  la crisis se hicieron manifiestas  las ventajas del modo en que los chilotes en general y los quelloninos en particular  conceptualizan y se organizan para el trabajo. Los aspectos considerados negativos por parte de las empresas de sus modos de inserción y cumplimiento laboral  mostraron su parte positiva  en el momento de la crisis.

41La indisciplina laboral,  producto de una racionalidad  sustentada en su práctica reciente como labradores- pescadores,  en que la agricultura y la pesca se complementan y adecuan según los vaivenes del clima y las mareas, actúan como  un factor protector en tiempos de crisis. A ello se agregan la práctica de la “changa” y el concepto de trabajo que la sustenta  (trabajar para otro con el fin de obtener un salario que permita resolver una necesidad  específica) y la falta de fidelidad  con la empresa que  contrata dan un margen de independencia a los trabajadores  que les  resulta muy útil en tiempos difíciles.

42La cesantía no parece vivirse como un drama angustiante sino como una situación que se enmarca en los ciclos a los que están acostumbrados por lo cual han regresado a realizar  otras actividades: muchos vuelven a la pesca o a  mariscar  para obtener   alimento para la familia.  

43La organización familiar para el trabajo, en que distintos miembros del grupo se reclutan en  diferentes tipos de actividades, aparece también como una ventaja  importante para resistir los tiempos de crisis. Los integrantes de la familia se reparten en diferentes tipos de actividades y empresas de diverso tipo  aprovechando las alternativas que se ofrecen en el entorno y ello permite minimizar los riesgos por la diversificación de las fuentes de ingresos. No es raro que uno de los integrantes de la familia trabaje en una salmonera,  otro en una empresa pesquera,  un tercero trabaja por cuenta propia como buzo o pescador.

  • 9  Quellón había vivido un ciclo de auge y crisis de una actividad generadora de ingresos a comienzos (...)

44Otra estrategia es  la de mantener vínculos laborales fuertes con familiares y vecinos que tienen pequeñas empresas artesanales de congelado de mariscos y que requieren  de trabajadores de confianza aunque pagan sueldos son más bajos que las grandes empresas y el trabajo que ofrecen es menos estable.  En estos casos se garantiza el trabajo de un miembro de la familia, aunque éste vaya rotando a lo largo del tiempo. Así, a través de relaciones  familiares, vecinales  y de compadrazgo, cruzadas por prácticas de reciprocidad, los integrantes de la familia mantienen  el puesto de trabajo en la empresa pequeña lo que sirve para enfrentar la crisis y reforzar un tipo de vínculos que permiten equilibrar  ingresos familiares, de por sí inestables dada la temporalidad  de los empleos y  los ciclos de crisis9.

45Sin embargo, no todas las estrategias de resistencia a la crisis son de corte colectivo o familiar, también se hacen evidentes prácticas individualistas que dan cuenta de cierta descomposición  de la cultura tradicional chilota.

46El caso más mencionado es el de las mujeres jóvenes que se embarazaron para cobijarse en el fuero maternal y como saben que serán despedidas al terminarse este bajan su rendimiento lo que implica que sus compañeras  se ven recargadas al tener que cumplir con cuotas mínimas de producción. Otras trabajadoras que han denunciado acoso sexual por parte de los supervisores reconocen que otras mujeres jóvenes han aceptado el asedio con tal de mantener el puesto de trabajo. En estos casos impera el individualismo.

47Por otra parte, entre los trabajadores del salmón existe la percepción que algunos de los dirigentes sindicales son “comprados”  por las empresas con sobresueldos, horarios  especiales y otros beneficios, lo que da cuenta de la sensación de pérdida de lo colectivo y avance del individualismo.

48No obstante lo contradictorio de estos procesos de cambio acelerados es su ambigüedad. Así  al analizar los contratos y acuerdos colectivos  se enfatiza en temas parentales que abarcan  nacimiento, matrimonio y muerte  expresados en permisos y bonos especiales,  así como los aguinaldos para fiestas patrias y navidad  y aportes solidarios frente a situaciones catastróficas (incendio, enfermedad) por encima de aquellas claúsulas que buscan mejorar las condiciones laborales (Díaz, 2009). El peso de cultural  de la familia y lo familiar como modo de relación se ve reforzada por el tipo de vínculos establecidos en el espacio laboral entre trabajadores/as  que laboran en las plantas de proceso con sus supervisores. Trabajadores/ as plantean que los problemas familiares, o de otro orden que no están referidos a los temas laborales se suelen conversar con los supervisores, a quienes se les pide consejo y se recurre buscando protección. Las relaciones  laborales se procesan así como relaciones familiares.

A modo de conclusiones

49A partir del desarrollo de la industria salmonera en Quellón se  han desatado una serie de transformaciones culturales y sociales que aún no decantan, tanto por la  situación de suspenso que generó la crisis como por los mecanismos de resistencia evidenciados en las formas en que hombres y mujeres trabajadores/as se incorporan al trabajo. Existen situaciones contradictorias donde simultáneamente se constata la presencia de modos tradicionales de ser y relacionarse, donde lo colectivo y lo familiar aún  tienen un peso pero  coexistiendo con prácticas de corte individualista exacerbadas por el  peso que ha adquirido el dinero.

50Constatamos diferencias de género importantes en los modos de  incorporarse al trabajo que dan cuenta de la mayor o menor permeabilidad para asumir  los procesos de cambio.  Los hombres  en su indisciplina laboral evidencian un mayor apego a la tradición  encarnando aquello de “trabajar  para vivir” y no “vivir para trabajar”, pero es importante destacar que la posibilidad de la resistencia a ese tránsito reside en las mayores posibilidades de obtener ingresos que ellos tienen  a través de la realización de actividades por cuenta propia en el mar y en el campo. Se puede hipotetizar que una vez perdido el acceso a estos recursos o bien debido a su deterioro la asalarización  será su futuro.

51 Por su parte, las mujeres  muestran una mayor flexibilidad para adaptarse a las exigencias de la industria salmonera y   muchas de ellas han incorporado en su definición de identidades su condición de  trabajadoras, valorando tanto los ingresos económicos que reciben como la independencia que estos posibilitan en constituirse como sujetos capaces de tomar decisiones de manera autónoma. Paralelamente existen mujeres que se refugian en prácticas tradicionales en sus modos de relacionarse con los jefes en el trabajo, o que utilizan el pretexto de la maternidad para desplegar prácticas individualistas.     

52Habrá que esperar la resolución de la crisis de la industria salmonera en Chiloé, que ya da señales de reactivación,  para ver  si  los cambios en las identidades femeninas con los niveles de autonomía e independencia económica que conlleva en muchos casos, tendrán una base de sustentabilidad, aunque con la contradicción que implica el que el trabajo desarrollado en el contexto de flexibilidad actual, donde no están garantizados los derechos de las /os trabajadores, será tanto fuente de ”señorío”  en el hogar y la familia como de “servidumbre” en el trabajo.

Inicio de página

Bibliografía

Bravo, José M. (2004),  La cultura chilota y su expresión territorial en el contexto de la globalización de la economía, Memoria parta optar al título de geógrafo de la Universidad de Chile, Santiago

Canales, Gabriela (2006), Transformaciones socioculturales, económicas y medioambientales en la localidad de Quellón como consecuencia de la expansión de la industria salmonera y del proceso urbanizador , en el marco de las teorías de la nueva ruralidad y sociedad del riesgo, Tesis de licenciatura en sociología, Universidad de Chile, Santiago

Díaz, Estrella (2003), “Transnacionalización de la industria salmonera. Aspectos socio laborales de un proceso en curso”. Hexagrama / Oxfam, Santiago,

Díaz, E. (2009), “Industria del salmón: Negociación colectiva y equidad de género”, Documento de Trabajo, Oxfam, Santiago.

Fariña, María de la  L. (2008), Planta de proceso “cultivos marinos” de Chiloé. Percepción de las trabajadoras del salmón de su salud física y mental en relación a sus condiciones de trabajo. Tesis de Magíster en Psicología  comunitaria, Universidad de Chile, Santiago

Floysand. Arnt, y Alvaro Román (2008), “Industria salmonera, sistemas de innovación y desarrollo local”, Informe, Departamento de Geografía, Universidad de Bergen, 2008

Hopenhayn, Martin (2001), Repensar el trabajo. Historia, profusión y perspectivas de un concepto. Editorial Norma, Buenos Aires

Jiménez, A. y E. Moyano (2008), “Factores laborales de equilibrio entre trabajo y familia: medios para mejorar la calidad de vida” en Revista Universum.23 n.1 Talca 2008, doi:10.4067/SO718-23762008000100007, pp. 116-133

Weisner, L.(2003), Cucao, Tierra de soledades, RIL Editores, Santiago.

Inicio de página

Notas

1  Este artículo es resultado de la investigación «Familia, trabajo, exportación: Incidencia de los  regímenes excepcionales de trabajo en familias vinculadas a la minería, la fruticultura y  salmonicultura», financiada por FONDECYT

2  De  acuerdo a información de Salmón Chile el año 2007 en salmón del atlántico se exportó 200.000 toneladas netas lo que representó 1.385 millones de dólares FOB,  superando con creces a las toneladas exportadas de  salmón.

3  Quellón concentró la mayor cantidad de centros de cultivos de salmones y de moluscos en la provincia de Chiloé: 43 centros de cultivo de salmones y 121 de moluscos, especialmente de mitílidos (choritos, choros y cholgas).

4  Con la crisis los bonos han desaparecido lo que ha reducido considerablemente los sueldos. En enero 2011 el sueldo promedio era aproximadamente de 200 mil pesos líquidos, que podían bajar  en 50 mil pesos  si se incurría en inasistencia al trabajo, lo que muestra la vigencia del bono de asistencia como manera de disciplinar a los trabajadores.

5  No deja de ser interesante constatar que prácticas utilizadas a comienzos del siglo XX , en los inicios de la industrialización, para disciplinar a las fuerza de trabajo a través de sanciones económicas  como descuentos en el salario por inasistencias o impuntualidades, se sigan ocupando 100 años después en el marco de una industria vinculada a s mercados globalizados.

6  Los turnos en las empresas salmoneras suelen ser  de ocho AM  a cuatro PM;   de cuatro PM a  doce AM  y de doce AM a ocho AM. A  ello se pueden agregar horas extras y trabajo en los días de descanso cuando hay más abundancia de salmón para faenar.

7  Estas percepciones de nuestros entrevistados/as habría que contrastarlas con información estadística , en este sentido serán  interesantes los resultados que arroje el  censo que se realizará el 2012

8  Es de destacar que en aquellos casos de parejas que trabajan en la misma empresa y tienen hijos pequeños  se tiende a organizar sus turnos de modo tal que los hijos no queden solos; lo que dificulta el encuentro en la casa de ambos integrantes de la pareja.

9  Quellón había vivido un ciclo de auge y crisis de una actividad generadora de ingresos a comienzos del siglo XX con una empresa  forestal, lo que obligó a los trabajadores locales que perdieron sus empleos a regresar a sus actividades tradicionales en el campo.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Loreto Rebolledo, « Resistencia y cambios identitarios en trabajadores/as del salmón en Quellón », Polis [En línea], 31 | 2012, Publicado el 12 diciembre 2012, consultado el 28 mayo 2017. URL : http://polis.revues.org/3714

Inicio de página

Autor

Loreto Rebolledo

Universidad de Chile, Santiago, Chile. Email: mareboll@uchile.cl

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org