Navegación – Mapa del sitio
Propuestas y avances de investigación

La recepción de Courcelle-Seneuil, seguidor de Tocqueville, en Chile

La réception de Courcelle-Seneuil, disciple de Tocqueville, au Chili
The acceptation of Courcelle-Seneuil -Tocqueville’s follower- in Chile
Cristina Hurtado

Resúmenes

Courcelle-Seneuil, francés, humanista, economista, seguidor y admirador de Tocqueville, estuvo en Chile durante seis años, fue consejero del gobierno, dictó cursos en el Instituto Nacional, y fue admirado por todos por su seriedad y experiencia. Este estudioso cumplió papeles contradictorios: mientras un autor como Lastarria lo traduce y cita a menudo para combatir el autoritarismo de los gobiernos liberales que aplican la libertad sólo en el plano económico, por otra parte, sus alumnos en el Instituto pusieron en práctica, de manera extremadamente liberal, sus lecciones de economía cuando ocuparon puestos de responsabilidad. Su rigidez empujó al país a una gran crisis económica por exceso de liberalismo económico. ¿Cómo es posible que un mismo personaje y sus enseñanzas sea utilizado por un lado para combatir el liberalismo económico y por otro dé origen a posturas librecambistas, que son un antecedente  del neoliberalismo?

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido el 12.06.2007   Aprobado el 10.08.2007

Texto completo

  • *  Texto ampliado y revisado de  la ponencia presentada en el “Seminario sobre Tocqueville (a 200 año (...)
  • 1  En la modernidad, los seres humanos  se sienten progresivamente semejante a los otros. No supone n (...)

1Tocqueville fue un liberal consecuente y original*, creador de una nueva ciencia política, histórica y comparativa, estuvo prioritariamente interesado en la  conservación de la libertad personal, y en especial en la libertad  política que debe manifestarse en el espacio público político. No concibió que esta libertad y  el espacio público  que se deriva fuesen amenazados, en un sistema democrático, por el liberalismo económico.  Consideró, sí, que la democracia era la mejor manera de evitar  los peligros que podía entrañar  la tendencia irreversible de la  Estados Unidos en 1830-1831 para conocer como funcionaba la democracia, adhirió fuertemente al espíritu asociativo, de participación y de responsabilidad personal  propio de esa Comuna  e “igualdad de condiciones”1. Tocqueville temió  la posible aparición del despotismo de Estado, razón por la cual se opuso cuando fue elegido diputado a aceptar el derecho al trabajo, en la revolución de 1848  en Francia.  Admirador de la experiencia de Nueva Inglaterra, cuando viajó a Estados Unidos en 1830-31 para conocer como funcionaba la democracia, adhirió fuertemente al espíritu asociativo, de participación y de responsabilidad personal  propio de esa Comuna; y así, el amor a la libertad política  impedía ceder, sin darse cuenta, todo el poder a terceros. Atajar el poder con el poder es  la lección que extrae  de esta experiencia. Sólo el  amor por la libertad política y la experiencia de participación podían detener el peligro del despotismo, de un poder inmenso y tutelar nacido del abandono de la responsabilidad personal y de la sola búsqueda del bienestar. Temía tanto la indiferencia de los ciudadanos frente a las decisiones políticas como el individualismo. Al contrario de Francia  dónde las enormes diferencias de clases no disminuían y  por lo tanto, no lograba estabilidad, la Federación de los Estados Unidos lograba  equilibrio y prosperidad. Aparte de su  crítica  a la esclavitud imperante en algunos Estados,  degradante y  conflictiva,  Tocqueville  temió  sobretodo  que  se perdiera el amor a la libertad política. Previó también que  una nueva oligarquía pudiese generarse desde de la actividad industrial.

  • 2  De compartir entre muchos la propiedad  de los medios de producción.

2 Hoy día, bajo el dominio y despotismo del neoliberalismo y de la globalización por el mercado, se hace más necesario que nunca  actualizar la herencia de Tocqueville, que siendo un  liberal democrático, estuvo también muy lejos de  aceptar cualquier idea  socializante2. Hoy día, cuando el espacio público se debilita progresivamente  y asistimos a la expropiación de las decisiones que conciernen nuestra convivencia, saludamos la iniciativa francesa y franco-argentina  de abrir un espacio de reflexión en torno a Tocqueville. En el espíritu de Tocqueville, caracterizaré la  recepción  de Courcelle-Seneuil en Chile en el siglo XIX.

  • 3  José Victorino Lastarria, en sus Recuerdos Literarios, nos cuenta que el primer tomo de la Democra (...)

3Tocqueville fue considerado en el siglo XIX, como uno de los más importantes teóricos y publicistas de la democracia3, y se lo clasificó como perteneciente al pensamiento anglo-sajón, al igual que Robertson, Humboldt, Blanco-White, Jefferson, Adams, independientemente de la nacionalidad de cada uno. Por su parte, Gustave Courcelle-Seneuil (1813-1892), de la escuela de Tocqueville, estuvo 6 años en Chile y su impacto fue directo y  muy importante.  El caso de Courcelle- Seneuil nos interesa porque muestra  como un autor y profesor,  puede ser  apropiado de maneras tan diferente por sus contemporáneos y contribuir, con sus ideas y experiencias, a  orientaciones prácticamente contradictorias. Veremos, por un lado, la significación que el espíritu democrático y el moralismo de este autor tuvo para José Victorino Lastarria y, por otro, la apropiación extrema de liberalismo económico, sin consideraciones democráticas, que hicieron sus discípulos  en el Instituto Nacional.

  • 4  Ver  bibliografía.
  • 5  Parece ser también el caso del muy tocqueviliano,  Edouard Laboulaye, en Argentina. Quien escribió (...)
  • 6  El Instituto Nacional se responsabilizaba de las clases y la Universidad de Chile otorgaba los dip (...)
  • 7  Las responsabilidades de Courcelle-Seneuil establecidas en un contrato por cinco años, y eran las (...)

4Courcelle-Seneuil publicó muchísimos ensayos tanto sobre ciencias sociales, la moral, el derecho, las costumbres, la sociedad moderna como también indicaciones teóricas y prácticas sobre la banca, la industria y la economía4. Además de sus libros, colaboró con muchas revistas y periódicos y nunca dejó de responder  alguna apreciación crítica. Courcelle-Seneuil, llegó a Chile el año 18555. El gobierno chileno, bajo la presidencia de Manuel Montt, conservador preocupado de mejorar la educación,  pidió contratar a  André Cochut para  enseñar la economía en el Instituto Nacional6. Este no aceptó, pero propuso a Courcelle-Seneuil quien,  demócrata consecuente, se encontraba imposibilitado de actuar bajo Napoleón III. Su compromiso, al venir a Chile  a los 42 años de edad,  fue enseñar la economía y colaborar  con las labores del Ministerio  de Finanzas7.

5Los primeros cursos los ofreció en 1856 y 1857. Luego, durante los años 1858 y 1859 formó parte una comisión  enviada por el gobierno  chileno a Francia a fin de obtener préstamos para  construir ferrocarriles. Courcelle-Seneuil  continuó su enseñanza los años 1860 a 1862. En total, enseñó durante 5 años. Su influencia tanto por  la docencia, como por  su labor en el Ministerio y por sus escritos, fue enorme. Los periódicos resumían sus ideas y las memorias del Ministerio resaltaban sus éxitos.

6  De las numerosas publicaciones de Courcelle-Seneuil comentaremos sólo cuatro, aquellas más conocidas en Chile e influyentes en la orientación que nos proponemos demostrar.   En 1859, al  volver temporalmente a Francia, aprovechó  para publicar, tanto en español como en francés los dos tomos del Tratado teórico y práctico de economía política, síntesis de sus cursos y que serviría como manual para sus estudiantes. Este texto lo analizaremos más adelante. Sus cursos tuvieron mucha afluencia de público y no sólo de sus estudiantes. El historiador Barros Arana quien llegó a ser  rector  del Instituto Nacional en  1867, asistió  a sus cursos y  consideró que sus enseñanzas de eran “la buena doctrina” (Barros Arana 1887: V a XX). En otro escrito, Barros Arana  comenta “El señor Courcelle-Seneuil enseñaba la economía como una ciencia exacta, positiva en sus principios fundamentales, positiva en la manifestación de los hechos y fenómenos económicos, y positiva en las consecuencias que de ellos derivan. Sus explicaciones, hechas sin aparato, en conferencias familiares, dispuestas de la manera más patente para hacerlas claras y comprensibles, y revestidas de formas sencillas pero atrayentes, estaban perfectamente calculadas para desarrollar en los jóvenes el espíritu de observación y para desterrar el aprendizaje de memoria a que todavía se les condenaba en una gran parte de los estudios. Estas explicaciones, además, ofrecían, cierta instrucción que sólo pueden proporcionar los profesores de primer orden” (Barros Arana  1982).

7A fines del 1862, al volver definitivamente a Francia, Courcelle-Seneuil siguió en contacto con Chile, tanto con el gobierno a quien continuó ayudando con sus amigos y discípulos. Ese año publicó Etudes sur la science sociale, éste es un conjunto de ensayos sociológicos en el estilo de Tocqueville, en algunos aspectos cercanos a Stuart Mill, y  que expresan  mucha originalidad. Es necesario, sin embargo, hacer una distinción entre Tocqueville y Courcelle-Seneuil. En Tocqueville predomina el análisis sociológico (nueva ciencia política, según él), en cambio, Courcelle-Seneuil es mucho más moralista y de principios, a pesar de su preocupación de poner el acento en la observación y en la experimentación para luego reflexionar y corregir los errores. Este estudio de 485 páginas se divide en dos partes, una teórica con cuatro  capítulos y otra aplicada con seis.

8En este estudio, citado muy a menudo por José Victorino Lastarria, el autor trata  primeramente, desde un punto de vista teórico, sobre la actividad razonada y de las facultades humanas, de los deseos, del origen del poder coercitivo, de la evolución histórica y de sus leyes. En los estudios  aplicados, analiza como se forma la sociedad, la familia, la moral individual y social, las jerarquías en las sociedades modernas, cuál es  la significación de la acción política y del trabajo en las ciencias, en las letras y en el arte.

9 En  1871, Courcelle- Seneuil publicó L´Héritage de la Révolution y un apéndice sobre  Etudes sur les causes de la chute de la France. Al comienzo del libro, el autor explica que hasta 1851  estaba incorporado al partido de los republicanos franceses, pero que luego del golpe de Luis Bonaparte el partido republicano tomó un falso camino, al comprometerse con Napoleón III, ya sea por ignorancia o por la impaciencia de actuar. Courcelle-Seneuil no estuvo de acuerdo con esta postura y se marginó. A la manera de Tocqueville escribe que en Francia “el antiguo régimen no fue destruido, sino que éste vive aún en las leyes, en las instituciones y en nuestras costumbres”. Popone recuperar las antiguas consignas liberales de la Revolución de 1789 y  combatir todas las jerarquías artificiales. Cita a Tocqueville sobre la importancia de  los poderes locales y propone reformas urgentes.  En el apéndice de este libro, llamado  Etudes sur les causes de la chute de la France, escrito sobre los acontecimientos de 1870-1871, el autor destaca que la debilidad de los republicanos de la revolución del 1848 en Francia fue dejar subsistir las cuatro jerarquías de Francia: la clerical, la  militar, la administrativa y la judicial, es decir, todo el “mandarinato” (mandarinat) (Courcelle-Seneuil 1892:271). De allí los graves problemas que sufría  Francia.

10 La causa primera  de este  actuar inconsecuente sería  la ignorancia, pública y privada. Por esto, Courcelle- Seneuil llama a fundar la sociedad sobre la razón y la justicia para la igual libertad de los ciudadanos y por la paz universal (Ibíd: 306). En este y en otros textos, Courcelle- Seneuil deja transparentar el espíritu de Las Luces o de la llamada Ilustración que lo anima, dada la importancia que atribuye a la ignorancia en los males sociales.

  • 8  Stuart Mill entre 1878 y 1880, se muestra partidario de una fuerte intervención del Estado para pe (...)

11Otro texto importante y que apenas publicado fue traducido inmediatamente por Lastarria, es Précis de morale rationale (Courcelle-Seneuil 1875: 35). Para el autor, la moral racional debe edificarse sobre la observación científica, juzgando los efectos que los actos producen sobre el género humano y sobre  la persona  que actúa. Por esto Courcelle-Seneuil considera que el principio de utilidad humana debe servir de base a la moral, ya que es susceptible de discusión y de perfección. Esta aseveración muy cercana a Stuart Mill,  al que Courcelle-Seneuil adhiere, salvo a las posiciones económicos socializantes del  Mill de los últimos años.8

12En el trabajo que acabamos de mencionar, Courcelle-Seneuil expresa que el fin de todos los actos humanos es la vida “Todos los actos que mantienen la vida y la expanden, sea en el tiempo o sea en el espacio, son buenos” (cit. Hurtado 2000: 321-322). Este libro, altamente moralista, dedica muchas páginas a establecer los deberes, tanto de orden público como privado. Subraya la importancia de  la función soberana  entendida  como la participación (“nuestra” ¿de todos?) para la formación del poder espiritual y del poder político. El poder espiritual pertenece a la opinión pública y los errores de la opinión pública son la causa primera de todos los abusos sociales y, por consecuencia, de las perturbaciones que agitan la sociedad. Por el contrario, la buena dirección de la opinión pública es la causa de toda prosperidad (Ibid: 84 a 86).

  • 9  La Revolución de 1891 contra Balmaceda, derroca el presidencialismo y seguirá un gobierno parlamen (...)

13Courcelle-Seneuil, como todos los publicistas democráticos, otorga un valor decisivo a la opinión pública. Pero, ¿Por qué este libro fue traducido por Lastarria? Al respecto, sostenemos una hipótesis que no podemos demostrar aquí, pero que insinuamos (Ibíd: 321-322). Nos parece que dada la enorme consideración que todas las corrientes políticas tienen por Courcelle- Seneuil, comprendidos los gobernantes conservadores y liberales, Lastarria quiere subrayar principios morales y democráticos básicos que están muy lejos de la práctica de los gobiernos liberales en Chile. Después de haber fundado el partido liberal (1849) y de haber luchado intensamente contra el espíritu “español y colonial”, Lastarria se desespera por la falta de libertad  política y por el intervencionismo  electoral de los gobernantes. Cuando los liberales llegan al gobierno (1861- 1890)9, al igual que la práctica anterior de los conservadores, la libertad sólo se aplica en el ámbito económico.

14Courcelle-Seneuil cumple otro rol de importancia para Lastarria. En su edad madura, éste escribe su libro cumbre, Lecciones de política positiva. En éste,  Lastarria se propone reunir las opiniones de los sabios, cuya síntesis compone sus 12 lecciones. El papel que cumple Courcelle-Seneuil es muy importante porque permite -por su cercanía a Mill y por su moralismo persistente-, hacer el puente entre el krausismo que marcó fuertemente la vida de Lastarria

15El tratado de Economía Política consta de dos volúmenes, el primero dedicado a la producción de riquezas o como él llama plutología. El segundo, a la distribución  o ergonomía. Ambos tratan aspectos teóricos y prácticos, la economía política en tanto ciencia que tiene por objeto el estado de riquezade las sociedades humanas, sin olvidar que la economía política es sólo una parte de la ciencia social. Continúa con la descripción analítica del poder productivo, de la población, de  la renta, de  los diferentes regímenes de  apropiación de la riqueza, sus  ventajas y desventajas, etc.  En el tomo II, Ergonomía, trata de las atribuciones legislativas y reglamentarias, de las atribuciones ejecutivas y administrativas del gobierno y, por último, de las atribuciones de los particulares, de las emigraciones e inmigraciones de las colonias. Un aspecto interesante, a diferencia de Smith y de Locke, está  en la introducción de este volumen, el autor declara que “Las leyes constitutivas de la propiedad, siendo siempre de origen humano, no pueden tener un carácter absoluto como las leyes morales o religiosas” No adhiere, entonces al derecho de propiedad como algo sagrado, pero tampoco adhiere a las ideas de Proudhon y de Marx, y los combate.

  • 10  Casi todos los analistas económicos  hablan de este gran error. Ver por ejemplo, los análisis de D (...)
  • 11  Zorobabel Rodríguez,  abogado, periodista y escritor, escribió un breve tratado de economía. Migue (...)

16Curiosamente fue un personaje muy admirado por todas las corrientes políticas. Tanto los historiadores conservadores como Encina, los realistas como Barros Arana  (1830 – 1906) y los idealistas como Lastarria (1817-1888), todos coinciden en la respetabilidad de Courcelle, su inteligencia teórica y practica, su sentido del realismo, su moralidad y su discreción.  En cambio, el juicio que merecen sus discípulos, es diferente. Adhirieron al liberalismo económico de la manera más ortodoxa, sin prudencia ni relativismo. Aunque  varios de sus mejores discípulos  fueron conservadores como Zorobabel Rodríguez (1839- 1901) y Miguel Cruchaga, (1869- 1949), sus creencias religiosas, católicas y su apego a las costumbres, no les impidió en lo más mínimo hacerse los promotores y defensores de las leyes del mercado. Los discípulos de Courcelle ocuparon altos cargos de responsabilidad y aplicaron, cuanto podían,  sus ideas económicas liberales.  Durante años, el gobierno, el parlamento y los círculos intelectuales, transmitieron en esta orientación. Bajo sus influencias el gobierno abandonó toda política proteccionista, abrió el mercado a las importaciones, prácticamente sin aranceles y aunque el país conoció durante ciertos años una cierta prosperidad, posteriormente  se desató  una gran crisis10. La reacción  proteccionista no se hizo esperar y se consideró entonces un grave error la apertura económica liberal que había imperado, pus el país había perdido gran cantidad de recurso naturales y humanos. Aunque Courcelle-Seneuil era prudente y moderado, los errores de los discípulos no tardaron en ser atribuidos al maestro. Para examinar este aspecto, sería necesario leer los tratados que algunos de ellos, por ejemplo, Zorobabel Rodríguez y Miguel Cruchaga, escribieron11.

  • 12  La influencia fue tan eficaz en la legislación aduanera, en la emisión de moneda, en la organizaci (...)

17 Así, por ejemplo, el análisis que realiza Fuentealba, en 1908, se titula Courcelle-Seneuil y los errores del liberalismo económico. En este trabajo  expresa que: “Las ideas librecambistas habían obtenido hacia fines de 1862 pleno derecho de ciudadanía en el país. Su influencia era decisiva entre los hombres de gobierno y entre los miembros del Congreso” (op. cit: 144), “El laissez faire había, pues, triunfado en Chile a costa de la riqueza nacional12.

  • 13  Salvo la privatización total del cobre. La empresa  estatal controla aún el 37 % de la producción.

18 Lo que aquí relatamos es un fenómeno interesante. Courcelle– Seneuil pudo ser tan  importante para personalidades democráticas como Lastarria  que se apoya en él para combatir el autoritarismo de los gobiernos liberales, reivindicando la democracia y la transparencia, por un lado, y,  a la vez,  por otra parte, tan decisivo para sus alumnos  conservadores quienes acogieron  intensamente el liberalismo económico pero, en absoluto, el liberalismo político,. La multiplicidad de publicaciones de Courcelle-Seneuil, la mayor parte ensayos históricos, sociológicos, explaya prioritariamente  sus ideas democráticas pero pensaba, además, que la economía era una ciencia independiente (el destacado es nuestro). Me pregunto ¿Qué habría expresado Tocqueville si hubiese escrito un tratado económico? Esta aparente contradicción, para la época, nos parece tanto más interesante por cuanto hoy día el neoliberalismo a partir de Hayek y sobre todo de Habergen y Friedman es eminentemente conservador. Estos señores que también  llegaron a enseñar a Chile a fines de los setenta y comienzos de los ochenta formaron una nueva generación de economistas (los Chicago boy´s)  quienes logran que en 1975, los militares acepten plenamente el neoliberalismo como política económica, a pesar de la Doctrina de Seguridad Nacional imperante hasta 197413. Es evidente que  no podemos atribuir a  estos economistas neoliberales, la prudencia de Courcelle-Seneuil. Al contrario, quisieron hacer de la economía chilena el laboratorio experimental para  su política en América Latina. No se encuentra en las obras de Courcelle-Seneuil, ninguna transacción conservadora ant-Idemocrática, sin embargo, en sus discípulos podemos encontrar ya el “origen” del neoliberalismo chileno.

19En 1861, estando Courcelle-Seneuil en Chile tuvo lugar la primera gran crisis económica,  debida a la pérdida de los mercados de California y Australia. Esta crisis  motivó  una gran discusión entre los economistas. Courcelle-Seneuil  consideró  que la solución era   equilibrar “las entradas y los gastos tanto del Estado como de los particulares”. A la vez,  señaló la necesidad de realizar reformas en los hábitos de los agricultores. Su posición generó muchos  artículos críticos, sobretodo en relación a los “defectos” atribuidos a los agricultores. El respondió siempre y explicó pacientemente sus razones. La mejor defensa de las ideas del profesor, la realizó un alumno, Manuel Miquel quien escribió que: “el Estado no podía intervenir en el campo económico sin entorpecer el libre juego de las leyes naturales” (Fuentealba 1908: 135-138). Según el trabajo de este mismo autor, sólo en 1887 apareció una reacción suficientemente organizada, en  una  dirección proteccionista. El manual  de estudio de los cursos  de Courcelle-Seneuil fue remplazado por el de Federico List, que expresaba de las nuevas tendencias. En ese tiempo, se formó el Partido Demócrata que reunió además de intelectuales, a obreros y artesanos. Este partido levanto fuertemente la bandera del proteccionismo (op. cit: 101-102).

20Tocqueville como Lastarria no se preocuparon de la política económica y parece válido distinguir entre le liberalismo político y el liberalismo económico aunque los dos liberalismos tienen en común que los individuos deben tener la posibilidad de organizar su vida como ellos quieran, escoger sus propios objetivos y les corresponde protegerlos (Manin: 1984). Se hace necesario, entonces, limitar la acción del poder político del gobierno. Esta limitación puede hacerse de dos maneras, como lo hace Benjamín Constant o Stuart Mill, por un lado, determinando dominios en los cuales el poder político no puede intervenir; limitación hecha a nombre del  derecho natural o a nombre de la “utilidad”; o como lo hace Tocqueville limitando el poder  por el juego de fuerzas, de sus conflictos y de sus equilibrios. “Que el poder detenga el poder”. En los dos casos,  prevalece la idea del automatismo y del equilibrio y de una cierta armonía pre-establecida y posible de alcanzar (Ibíd).  

21Sin embargo, en Tocqueville encontramos aspectos propios y mucho más  complejos. Por ejemplo, Jean Claude Lamberti nos dice que la idea de limitar el poder de Estado no fue concebido  por Tocqueville en el sentido de desear un Estado mínimo, al contrario, su idea era controlarel Estado y no debilitarlo (1983). El concebir la igualdad de condiciones como una tendencia moderna, inevitable y sobretodo, que el control del poder, no se hace por medidas administrativas, sino por la participación consciente y libre de todos los ciudadanos. Tendencia que en grandes rasgos sigue Courcelle-Seneuil.

22El fenómeno actual de la dominación de las  multinacionales, del debilitamiento del Estado y de su incapacidad, para compensar las injusticias del sistema democrático (Habermas 2000) la creciente desigualdad económica y de condiciones, la pasividad y el consumismo  habrían llevado a Tocqueville y a Courcelle- Seneuil a escribir otro libro tanto sobre los peligros que amenazan la democracia, como un tratado de política económica. El  gobierno del país que fue modelo de democracia y de liberalismo es símbolo hoy día del nuevo imperio, de la violación de los derechos humanos y de la afirmación de la guerra como “entendimiento” entre los países.

Inicio de página

Bibliografía

Barros Arana (1887), “Noticia bibliográfica”, Prefacio a la traducción del libro de Courcelle-Seneuil, Principios del derecho, Gutemberg, Santiago de Chile (En las referencias posteriores se excluirá el país).

Courcelle-Senuil, J.-G. (1862), Etudes sur la science Sociale, Guillaumin et Cie Libraires, París.

-Idem (1864), “De l’utilité considérée comme principe morale”en Journal des Economistes, 2° série, T. XLIII, 15 septembre.

-Idem (1869), Tratado téorico y practico de economia politica, traduccion de J. Bello, 2 volumes, Libreria de Rosa y Bouret, París.

-Idem (1872), L’Héritage de la Révolution.Questions constitutionnelles, Guillaumin et Cie Libraires, París.

-Idem (1873), “L’œuvre de John Stuart Mill” en Journal des Economistes, tome 31, juillet - septembre.

-Idem (1875), Précis de Morale Rationnelle; Guillaume et Cie. libraires- éditeurs, París.

-Idem (1886), “De l’inégalité des conditions sociales” en La Nouvelle revue n° 40, mai – juin 1886, pages 691 à 733 et n° 41, juillet – août.

-Idem (1887), Préparation à l’étude du droit, études des principes, Librairie Guillaumin et Cie, París.

-Idem (1887), Estudios de los Principios del Derecho o Preparacion para el estudio del derecho, obra traducida y armonizada con la legislacion chilena por Manuel Salas Lavaqui, Introducción de Barros Arana, Gutenberg, Santiago.

-Idem (1885), “Essai de définition de la science sociale”, La Nouvelle revue, tome 33, mars- avril.

-Idem (1889), “Réflexions sur l’enseignement et l’étude du droit” en La Nouvelle revue N° 58 mai- juin.

-Idem (1889),Esquisse d’une Politique Rationnelle” en Societé Moderne, Typographie Georges Chamerot, Paris, 1890, extrait de la Nouvelle Revue, 1 au 15 décembre.

-Idem (1891), “Coordination de nos connaissances morales et politiques” en La Nouvelle revue, tome 72, septembre – octobre.

-Idem (1892), La Societé Moderne, Etudes morales et politiques, Guillaumin et Cie éditeurs, París.

Cruchaga, M. (1928), Tratado elemental de economía política, precedida de un prólogo de Guillermo Subercaseaux, Reuss, Madrid.

-Idem (1929), Manual de moral y deeconomía política, Reuss, Madrid.

Fuentealba, L. (1908), Courcelle-Seneuil en Chile. Los errores del liberalismo económico, trabajo de  reproducido en Anales de la Universidad de ChileNº 55 y 56, 1944.

Habermas, J,(2000), La constelación post-nacional, Paidós, Madrid.

Hurtado, Cristina (2000), Le mode d´appropriation des idées républicaines européenes du XIC siècle au Chili: le cas de Lastarria (1817-1888), tesis de doctorado en ciencias Políticas, Universidad de Paris VIII, Paris (por publicarse en Harmattan).

Lamberti J. C. (1983), Tocqueville et les deux démocraties. PUF, París.

Lastarria, J. V. (1968), Recuerdos Literarios, Zig-Zag, Santiago.

-Idem, (1974), Lecciones de Política Positiva, profesadas en la Academia de Bellas Letras, Obras completas, Vol. II, Imprenta del Ferrocarril, Santiago.

-Idem, José V. (1875), traducción de Moral racional de Courcelle-Seneuil, Revista chilena, tomo III, Santiago.

Manin, B. (1984) “Les deux libéralisme: du marché et du contrepouvoir” Revue Intervention N º 9, mayo, junio

Rodríguez, Z. (S/a), Tratado elemental de Economía Política., Santiago.

Subercaseaux, G. (1907), Cuestiones fundamentales de Economía Política teórica, Barcelona, Santiago.

Inicio de página

Notas

*  Texto ampliado y revisado de  la ponencia presentada en el “Seminario sobre Tocqueville (a 200 años de su nacimiento)” en el Centro Franco-Argentino de la Universidad de  Buenos Aires, en el 2005.

1  En la modernidad, los seres humanos  se sienten progresivamente semejante a los otros. No supone necesariamente condiciones materiales de igualdad pero sí con los mismos derechos de consideración. Ello podía llevar fácilmente al individualismo y a ceder el poder personal a un poder tutelar.

2  De compartir entre muchos la propiedad  de los medios de producción.

3  José Victorino Lastarria, en sus Recuerdos Literarios, nos cuenta que el primer tomo de la Democracia en América formaba parte de las lecturas básicas en el Instituto Nacional. Momento álgido de  la lucha de los jóvenes demócratas contra el autoritarismo heredado del espíritu colonial español. Sólo posteriormente se conoció el segundo volumen de la Democracia en América y también El antiguo régimen y la Revolución. Se consideró la democracia de los Estados Unidos de Norteamérica como la plena expresión de la libertad y de la igualdad.  Este modelo se pensó  tan duradero que  incluso cuando el Gobierno de la Federación tuvo hacia  América Latina una política invasora e imperialista, demócratas  como José Victorino Lastarria tardaron bastante  tiempo en darse cuenta que aquella realidad  analizada por Tocqueville  se debilitaba  progresivamente y no se aplicaba en absoluto  hacia el exterior. Francisco Bilbao captó  más rápidamente este cambio y  luego de la invasión de México por los Estados Unidos en  1848 que culminó en 1863 con la de Napoleón III, Bilbao, exilado en Paris, llamó a los países latinoamericanos, a formar la Confederación de América del Sur3, sinesperar nada ni de los Estados Unidos ni de Francia. En 1865, Lastarria en el mismo espíritu crítico que Bilbao escribió La América.

4  Ver  bibliografía.

5  Parece ser también el caso del muy tocqueviliano,  Edouard Laboulaye, en Argentina. Quien escribió un análisis de Tocqueville y el influyente libro l´Etat et ses limites.

6  El Instituto Nacional se responsabilizaba de las clases y la Universidad de Chile otorgaba los diplomas y aseguraba la investigación.

7  Las responsabilidades de Courcelle-Seneuil establecidas en un contrato por cinco años, y eran las siguientes: (a) dirigir los cursos de Economía Política en el Instituto Nacional según el plan de estudios determinado por la sección universitaria; (b) ejercer el cargo de Primer Jefe Auxiliar del Ministerio de Finanzas; (c) comunicar a la prensa problemas relativos a las finanzas (Fuentealba 1944: 101-106).

8  Stuart Mill entre 1878 y 1880, se muestra partidario de una fuerte intervención del Estado para permitir “condiciones de igualdad “, es decir, partir de condiciones similares para que luego sea el mérito el que decida de la suerte de cada uno.

9  La Revolución de 1891 contra Balmaceda, derroca el presidencialismo y seguirá un gobierno parlamentario.

10  Casi todos los analistas económicos  hablan de este gran error. Ver por ejemplo, los análisis de Daniel Martner, de Subercaseaux, de Anibal Pinto .

11  Zorobabel Rodríguez,  abogado, periodista y escritor, escribió un breve tratado de economía. Miguel Cruchaga, quien tuvo innumerables cargos tanto nacionales como internacionales, escribió en su juventud Tratado elemental de Economía política. Católico convencido, más maduro entró al Partido Conservador pero “conservó” su visión económica liberal.

12  La influencia fue tan eficaz en la legislación aduanera, en la emisión de moneda, en la organización bancaria, como en los informes de la Hacienda Pública. Courcelle- Seneuil, entre otras cosas, creó un sistema de contabilidad para las empresas públicas.

13  Salvo la privatización total del cobre. La empresa  estatal controla aún el 37 % de la producción.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Cristina Hurtado, « La recepción de Courcelle-Seneuil, seguidor de Tocqueville, en Chile », Polis [En línea], 17 | 2007, Publicado el 25 julio 2012, consultado el 25 julio 2017. URL : http://polis.revues.org/4452

Inicio de página

Autor

Cristina Hurtado

Investigadora chilena. Doctora en Ciencias Políticas de la Universidad Paris VIII, Francia. Fue profesora durante veinte años del Departamento en Ciencias Políticas de la misma universidad. Email: mchg@terra.cl

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org