Navegación – Mapa del sitio
Comentarios y reseñas de libros

Eliana Bronfman y Luisa Johnson, De enterezas y vulnerabilidades: 1973 - 2003. Hablan los mayores, Ed. Lom y Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Santiago, 2003, 233 p.

Enrique Sandoval Gessler

Texto completo

1A fines del año recién pasado, bajo el auspicio de las Reales Embajadas de Suecia, de los Países Bajos y de Noruega y del Instituto Goethe de Santiago, se publicó un libro de testimonios  personales sobre las violaciones de los derechos humanos bajo la dictadura que comenzó en septiembre de 1973 y se prolongó durante 17 años en nuestro país. Sus autoras son dos  profesionales universitarias que han aportado con esta serie de entrevistas nuevos ángulos para tratar el tema de los derechos humanos. Ellas son Eliana Bronfman, abogada, gran admiradora de los principios de Gandhi sobre la no violencia, y Luisa Johnson, ex-funcionaria de organismos internacionales, profesora universitaria y poeta.

2En el prólogo a este libro, sus autoras expresan que “los testimonios recogidos no pretenden ser una investigación académica, sino un relato vivencial centrado en las motivaciones y procesos de cada uno de los entrevistados, en los que – como siempre en la vida – se entrecruzan el dolor, la alegría, la infancia, la familia y todo aquello que hace de cada persona un ser humano único e irreemplazable. Desde esta particularidad, ellos recurrieron a todas sus fuerzas para enfrentar la adversidad. Nos preguntamos: ¿Qué los sostuvo?”

3Como gran parte del material que se ha publicado con testimonios de miles de ciudadanos que fueron víctimas de aquellos tiempos tenebrosos, este libro se documenta, por un lado, con experiencias de quienes se opusieron a la dictadura y, por lo tanto, fueron perseguidos, detenidos y torturados y,  por el  otro,  con experiencias directas e indirectas de quienes, perteneciendo a los grupos intocados e intocables de admiradores acérrimos del General Pinochet, también fueron víctimas de la ofuscación de los organismos represivos.

4Muchos de ellos cayeron en sospecha ante el ojo policial por circunstancias fortuitas y fueron conducidos a los cuarteles del horror, donde sufrieron la tortura de los interrogatorios y soportaron el itinerario siniestro de los diversos lugares de detención. Indudablemente que fueron los menos, pero su testimonio universaliza la credibilidad y validez de las denuncias consignadas en el libro de las autoras ya mencionadas. Sin abandonar sus posturas tradicionales, quienes fueron partidarios del golpe de Estado, ofrecen hoy su testimonio sobre las brutalidades de que fueron víctimas.  Al consignarse en este libro el paso de tales personajes por las mazmorras de la Dina y la Cni y/o la desaparición de alguno de sus propios familiares, el libro de las autoras Bronfman y Johnson universaliza los hechos y los certifica. La trágica incertidumbre de no saber dónde retenían a sus deudos inmediatos, qué les habían hecho, los hizo darse cuenta de que lo que  hasta entonces habían dado por llamar “el pronunciamiento militar” no era otra cosa que un minuciosamente planeado Golpe Militar, apoyado por el gobierno de los Estados Unidos y los poderes económicos al interior del país.

A estas insólitas víctimas que respaldaron y aplaudieron en total complacencia el golpe de Estado,  por su propio sufrimiento se les develó la realidad de todo. Desde este punto de vista, el libro de las autoras Bronfman y Johnson es doblemente interesante y original.    

5Sin embargo, este libro adquiere mayor relevancia si lo vemos como un portal que se abre a la discusión del tema de la violación de los derechos humanos, iniciativa del Presidente Lagos que se concretó en torno a la Mesa de Diálogo. Allí, pese al ocultamiento de información y a la connivencia de algunos de los integrantes uniformados, hubo una cierta apertura y los representantes de los prisioneros políticos desaparecidos tuvieron la oportunidad de, al menos, hablar directamente con los representantes de las Fuerzas Armadas, culpables del golpe de Estado de 1973.  El hecho de que se encontraran para mirarse de frente, sin violencia física manifiesta, para plantearles acusaciones y preguntas específicas a los uniformados, fue un paso adelante. Era ingenuo esperar que se produjera la verdad entera, pero hubo, de alguna manera, algunas claves para buscar otros derroteros. Quien posee la verdad toda es Pinochet, pero a él, por razones que no han visto la luz pública, se le ha dejado tranquilo y obcecado y ya nadie se preocupa de él. Han sido sus subordinados inmediatos los que han tenido que concurrir a los tribunales civiles y asumir sus responsabilidades. Insólito, pero así es. Las cosas, indudablemente, deberían ser al revés.

6En ningún caso se puede eludir el tema del atropello de los derechos humanos en Chile o en el mundo entero. Mientras haya grandes sectores sin pan, sin techo y sin abrigo; sin acceso a los servicios de salud y sin trabajo debidamente remunerado; mientras haya millones de niños sin asistir a la escuela porque tienen que ir a ganar el sustento de su familia; mientras haya discriminación laboral entre hombres y mujeres; mientras no se racionalicen los beneficios de las riquezas naturales y lleguen a todos; mientras haya regímenes despóticos que privan de libertad y derechos ciudadanos a las grandes mayorías; mientras haya potencias hegemónicas que intenten dominar al mundo, la  vigencia de la discusión sobre la violación de los derechos humanos y la correspondiente intervención para protegerlos, deberá ser absolutamente prioritaria. A menudo sucede, equivocadamente, que se discuten los derechos humanos: es importante señalar, literalmente, que los derechos humanos no están en discusión, no se negocian. Lo que está en discusión es cómo evitar el atropello, la violación de los derechos humanos. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por las Naciones Unidas en diciembre de 1948, en sus 30 artículos  define y describe, muy prolijamente, nuestros derechos como seres humanos y hace especial hincapié en solicitar a cuanto individuo u organización social, especialmente en el plano de la educación, que su documento sea difundido hasta el último rincón del planeta. Se hace indispensable no tan sólo difundir su articulado, sino que, además, o más bien, explicar el concepto de los derechos del hombre y por qué es importante comprenderlos y difundirlos.

7Bien se sabe que por diferencias de todo tipo, especialmente religioso-culturales, su universalidad entra en conflicto. Por ejemplo, hay vastas regiones del globo donde las mujeres carecen de toda protección, desde facilitarles el acceso a la escuela hasta prohibir el brutal cercenamiento de que son víctimas para que no desarrollen plenamente su sexualidad. En el mundo de hoy, anualmente, mueren millones de niños por falta de atención médica y alimentación adecuada. Aún hay esclavitud en el planeta de los hombres.  Mejoran los índices macroeconómicos, pero sus beneficios raras veces llegan a los más necesitados. Se hace un deber esencial difundir estas dramáticas verdades y crear conciencia de ellas.  A ver si con eso siquiera actuamos con menos paternalismo y más humanidad.     

8Por eso mismo es que se hace oportuno citar algunos conceptos emitidos por Abraham Magendzon, Coordinador de la Cátedra UNESCO en Educación de Derechos Humanos Herald Edestam, de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, al hacer la presentación del libro  de Eliana Bronfman y Luisa Johnson:

9“El trabajo de Eliana y Luisa se vincula e identifica plenamente con el propósito profundo de la Cátedra Unesco: la Educación en Derechos Humanos. El texto es una invitación de contenido y de método a la tarea educativa en derechos humanos.  Los relatos son una fuente pedagógica extraordinaria, una lección abierta, un recurso didáctico inagotable para el aprendizaje de los derechos humanos. Para la toma de conciencia de la capacidad que tienen los propios humanos de violarlos. Para conocer el significado de la dignidad humana y sus límites.  Para relacionar los derechos humanos con la vida real, concreta y cotidiana de las personas.  Para comprender la relación que existe entre la justicia y la verdad. Por sobre todo para abrir avenidas de esperanza”.

10Tal como se desprende de la experiencia de las autoras del libro “De enterezas y vulnerabilidades,” Eliana Bronfman y Luisa Johnson, la lucha por el respeto de los  derechos humanos es un deber que cada cual tiene que asumir con valentía y abnegación.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Enrique Sandoval Gessler, « Eliana Bronfman y Luisa Johnson, De enterezas y vulnerabilidades: 1973 - 2003. Hablan los mayores, Ed. Lom y Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Santiago, 2003, 233 p. », Polis [En línea], 7 | 2004, Publicado el 11 septiembre 2012, consultado el 25 mayo 2017. URL : http://polis.revues.org/6393

Inicio de página

Autor

Enrique Sandoval Gessler

Doctor en Literatura de la Universidad de Concordia, Canadá. Profesor de Literatura Inglesa de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org